Educación martes, 16 de julio de 2019

En los colegios se enseña a respetar

El pasado 11 de julio, Rocío Monasterio, política y presidenta del partido político Vox en la Comunidad de Madrid; abría la caja de Pandora al solicitar en la Asamblea de la misma comunidad, que se identifiquen a las personas que imparten charlas relacionadas con el colectivo LGTBI en los centros educativos. La política de ascendencia cubana, pedía exactamente la relación de colegios tanto públicos como privados en donde COGAM había realizado charlas formativas o de concienciación, así como la identificación de todos sus ponentes y temario desde 2015 (fuente aquí).

Por si esta petición no fuese suficiente leña para unas buenas brasas, la vicesecretaria de comunicación y portavoz del Partido Popular de la Comunidad de Madrid, Isabel Natividad Díaz Ayuso, se sumaba a la polémica, no solo haciéndose eco de la petición de Vox, sino ampliando esta visión sesgada de la enseñanza con consideraciones particulares que incidían en la moralidad de la transmisión de contenidos y su idoneidad en relación a la opinión de las familias (fuente).

Por tanto, tenemos un panorama político actual, en el que con todo el apoyo mediático que supone tener un alto puesto en dos de los partidos más en boga del momento; se puede llegar a hablar desde el desconocimiento, desde la desinformación y evidentemente desde el prejuicio. Esto, es algo que vemos la gran mayoría (quiero pensar), pero por desgracia, muchos habrá que se sientan identificados con este tipo de peticiones, quejas o solicitudes sin parangón. Por este motivo, no debemos dejar de puntualizar en el caso de unas declaraciones tan desatinadas, o al menos, que se escriba, que se cuente, que se divulgue desde una de las partes implicadas. Y sin ánimo de representar a nadie en este escrito, sí considero que se puede discrepar de estas opiniones, como digo, tan desatinadas.

¿Y por qué desatinadas? Pues es muy sencillo de explicar con la legislación educativa de por medio. Los motivos que son cuestionados por ambos grupos políticos, o a nivel individual por sus representantes, giran en torno a impartir charlas de formación o concienciación sobre el colectivo LGTBI en centros educativos. Se cuestiona a los ponentes, se cuestiona a las organizaciones que imparten estas charlas, se cuestionan sus temarios, su competencia, pero también se pone de manifiesto una idea peligrosa. Se pone en boca de las familias la idoneidad de estas charlas, aseverando que estas (así, grosso modo), no quieren que sus hijos e hijas reciban este tipo de formación de un modo informal, no reglado. Y esto es muy decepcionante, pues se relega este tipo de formación a un plano muy reduccionista, la típica charla un día concreto, sin otorgar la importancia que desde el currículum debe tener la educación en el respeto de todxs lxs personxs.

Pero si algo sabemos a día de hoy los ciudadanos, es que poco o nada conocen por desgracia, nuestros políticos sobre educación, y sueltan perlas como las que hemos tenido que escuchar los últimos días para asombro de la comunidad educativa. En los colegios e institutos, no se enseña lo que nos cuentan por la tele, amigos; se enseña lo que estipula la ley. Por este motivo, he realizado un recopilatorio de lo más destacado en relación a los objetivos, contenidos, estándares de aprendizaje, criterios de evaluación y otras directrices, en las que la ley educativa vigente nos obliga a los docentes a trabajar y educar en el respeto a las diferencias y a llevar el colectivo LGTBI dentro de las aulas.

Para demostrar algo tan básico, que este tipo de contenidos son curriculares, por las leyes que ellos mismos han creado, he tomado como referencia el Real Decreto 126/2014, de 28 de febrero, por el que se establece el currículo básico de la Educación Primaria para el territorio MEC. Lo he hecho con la legislación de Primaria como referencia, por ser la etapa educativa en la que desenvuelvo mi práctica docente, pero si alguien quiere hacer alguna aportación con la de otras etapas o niveles, no tiene más que dejarlo en comentarios.

Y sin más dilaciones, porque las evidencias hablan por sí solas, estos son los objetivos, contenidos, criterios de evaluación y estándares de aprendizaje que justifican en la actualidad, el uso de material LGTBI en las aulas.


Objetivos.


Dos de los objetivos generales del currículum de primaria que específicamente contribuyen, desde el aprendizaje en el respeto y la tolerancia a colectivos como el LGTBI, al pleno desarrollo de la infancia serían los siguientes:

a) Conocer y apreciar los valores y las normas de convivencia, aprender a obrar de acuerdo con ellas, prepararse para el ejercicio activo de la ciudadanía y respetar los derechos humanos, así como el pluralismo propio de una sociedad democrática.
d) Conocer, comprender y respetar las diferentes culturas y las diferencias entre las personas, la igualdad de derechos y oportunidades de hombres y mujeres y la no discriminación de personas con discapacidad.

Por tanto, desde el Real Decreto que establece el currículum educativo, es decir, todo aquello que debe conocer un niño para acceder a la etapa de secundaria; ya se establecen dos objetivos generales que guardan una estrecha relación con el respeto a la diversidad, el respeto a las diferencias y la no discriminación, el respeto a unos derechos humanos reconocidos y el establecimiento de valores de convivencia demócrata.

Introducción del área de Ciencias Sociales.


Se dice en la introducción al área de Ciencias Sociales:

Enseñar y aprender Ciencias Sociales es mostrar pleno respeto de los derechos humanos, incluida la igualdad como base de la democracia y la comprensión de las diferencias existentes entre los sistemas de valores de las distintas religiones o grupos étnicos y valorar los derechos humanos básicos. Esta actitud también incluye manifestar el sentido de la responsabilidad y mostrar comprensión y respeto de los valores compartidos que son necesarios para garantizar la cohesión de la comunidad, como el respeto de los principios democráticos.

La finalidad última del área es conseguir la transmisión y puesta en práctica de valores que favorezcan la libertad personal, la responsabilidad, la ciudadanía democrática, la solidaridad, la tolerancia, la igualdad, el respeto y la justicia, así como que ayuden a superar cualquier tipo de discriminación.

Y yo aplaudo la redacción de este currículo, concretamente la de esta área, pues pone de manifiesto el verdadero objetivo que debe tener la enseñanza de las Ciencias Sociales, la comprensión de todo tipo de colectivos sociales, minorías o grupos mayoritarios desde su diversidad y enriquecimiento cultural, pues sólo de este modo se logra una sociedad más plural y demócrata. Los valores de igualdad y respeto serán contenidos fundamentales a la hora de abordar una asignatura clave para rechazar todo tipo de prejuicios y poder educar de un modo coherente con el devenir de los acontecimientos históricos futuros, pero sobre todo, para no repetir nuestros errores pasados.

Introducción del área de Valores Sociales y Cívicos.

Se establece en la introducción del área correspondiente a aquellos que no desean recibir formación religiosa:

El área Valores Sociales y Cívicos ayuda, en gran medida, a garantizar el derecho universal de los niños y niñas a recibir una educación que les permita desarrollarse al máximo de sus posibilidades, formarse en el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales y prepararse para asumir una vida responsable en una sociedad libre y tolerante con las diferencias.

El área incita a la reflexión y propone aprendizajes relativos a la dignidad personal, al respeto a los demás y a los valores sociales en la convivencia. En primer lugar, la pretensión es que cada alumno adquiera las competencias necesarias para construir un autoconcepto ajustado y una buena autoestima, para tomar iniciativas responsables y vivir con dignidad. Una vez elaborada su identidad personal, el niño está preparado para reconocer al otro. Por ello, se induce a la empatía, al respeto y a la tolerancia de las otras personas y se proponen elementos relacionados con las habilidades necesarias para relacionarse y actuar de acuerdo con los derechos y deberes humanos fundamentales.

Por tanto, muchos de los estándares de aprendizaje y contenidos académicos de esta materia girarán en torno a la educación en el respeto de los derechos y deberes de los niños, así como al respeto de sus diferencias individuales y del respeto a la libertad.


Contenidos.


Dentro de los contenidos que por ley, deben ser tratados en la Educación Primaria tenemos los siguientes:

Lengua castellana. Bloque 1. Comunicación oral: hablar y escuchar.

  • Estrategias y normas para el intercambio comunicativo: participación; exposición clara; organización del discurso; escucha; respeto al turno de palabra; papel de moderador; entonación adecuada; respeto por los sentimientos, experiencias, ideas, opiniones y conocimientos de los demás.

Aunque realmente, nuestro currículum actual está ordenado en torno a los estándares de aprendizaje. Recordemos que el nuevo currículo prima estos estándares como elementos que especifican el criterio de evaluación, centrando el proceso de enseñanza no en el contenido, sino en el resultado del aprendizaje mismo. Y es aquí, donde podemos encontrar una mayor incidencia de los elementos curriculares que apoyan el respeto a la diversidad de todo tipo.

Estándares de aprendizaje.

Lengua castellana.

 1.3. Escucha atentamente las intervenciones de los compañeros y sigue las estrategias y normas para el intercambio comunicativo mostrando respeto y consideración por las ideas, sentimientos y emociones de los demás.

Ciencias Sociales.

6.1. Valora la importancia de una convivencia pacífica y tolerante entre los diferentes grupos humanos sobre la base de los valores democráticos y los derechos humanos universalmente compartidos.
 10.1. Desarrolla actitudes de cooperación y de trabajo en equipo, valora las ideas ajenas y reacciona con intuición, apertura y flexibilidad ante ellas.

Valores Sociales y Cívicos.


5.4. Analiza las emociones, sentimientos, posibles pensamientos y puntos de vista de las partes en conflicto.
5.6. Expresa sus sentimientos, necesidades y derechos a la vez que respeta los de los demás en las actividades cooperativas.
6.2. Identifica y analiza críticamente desigualdades sociales.
 7.2. Desarrolla actitudes de respeto y solidaridad hacia los demás en situaciones formales e informales de interacción social.
7.3. Justifica sus actuaciones en base a valores personales como la dignidad, la libertad, la autoestima, la seguridad en uno mismo y la capacidad de enfrentarse a los problemas.
8.1. Expresa lo que es un dilema moral.
8.2. Realiza juicios morales.
10.1. Argumenta y expone mediante imágenes la importancia de garantizar la igualdad de derechos y la no discriminación por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

10.2. Analiza formas de discriminación: racismo, xenofobia, desigualdad de oportunidades.

10.4. Descubre y enjuicia críticamente casos cercanos de desigualdad y discriminación.
14.1. Enjuicia críticamente actitudes de falta de respeto a la igualdad de oportunidades de hombres y mujeres.
Están gran parte de estos, aunque no todos. Simplemente, como menciono más arriba, esto es una muestra representativa de aquellos estándares de aprendizaje (parte central del currículo) que obligan por ley, a trabajar para fomentar el respeto hacia la diversidad de un aula. Recordemos que el principal objetivo de la Educación Primaria, más allá de la literatura legislativa, es dotar al alumnado de las habilidades y estrategias necesarias para desarrollarse en sociedad. Es decir, lograr que todos estos niños, que todas estas niñas, aprendan a relacionarse desechando conductas de discriminación o prejuicio, para lo cual es fundamental el conocimiento. Un temario que no incorpora el conocimiento de un colectivo como el LGTBI en el que se verá representado nuestro alumnado, es un temario con carencias.

Criterios de evaluación.

CCSS. BLOQUE 1. Contenidos comunes.

5. Valorar el trabajo en grupo, mostrando actitudes de cooperación y participación responsable, aceptando las diferencias con respeto y tolerancia hacia las ideas y aportaciones ajenas en los diálogos y debates.
6. Respetar la variedad de los diferentes grupos humanos y valorar la importancia de una convivencia pacífica y tolerante entre todos ellos sobre la base de los valores democráticos y los derechos humanos universalmente compartidos.


Valores Sociales y Cívicos. BLOQUE 3. La convivencia y los valores sociales del área de valores:

 9. Respetar los valores universales comprendiendo la necesidad de garantizar los derechos básicos de todas las personas.
10. Comprender la declaración de la igualdad de derechos y la no discriminación por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social, aplicándola al análisis del entorno social.
11. Expresar la relevancia de preservar los derechos de libre expresión y opinión, libertad de pensamiento, de conciencia y de religión realizando trabajos de análisis y síntesis.
12. Comprender la importancia de los derechos del niño valorando las conductas que los protegen.
 14. Participar activamente en la vida cívica valorando la igualdad de derechos y corresponsabilidad de hombres y mujeres.

Elementos transversales.


Por si no fuera suficiente en el Artículo 10, punto 3, del mismo decreto, se establece concretamente sobre el contenido transversal (aquel considerado extracurricular, pero con obligatoriedad de abordar desde todas las áreas o materias):

Las Administraciones educativas fomentarán el desarrollo de los valores que fomenten la igualdad efectiva entre hombres y mujeres y la prevención de la violencia de género, y de los valores inherentes al principio de igualdad de trato y no discriminación por cualquier condición o circunstancia personal o social.
 Las Administraciones educativas fomentarán el aprendizaje de la prevención y resolución pacífica de conflictos en todos los ámbitos de la vida personal, familiar y social, así como de los valores que sustentan la libertad, la justicia, la igualdad, el pluralismo político, la paz, la democracia, el respeto a los derechos humanos y el rechazo a la violencia terrorista, la pluralidad, el respeto al Estado de derecho, el respeto y consideración a las víctimas del terrorismo y la prevención del terrorismo y de cualquier tipo de violencia.
La programación docente debe comprender en todo caso la prevención de la violencia de género, de la violencia terrorista y de cualquier forma de violencia, racismo o xenofobia.

Competencia Social y Cívica.

No podemos olvidar que nuestro currículo gira en torno al aprendizaje competencial, en el que se educa para el desarrollo de diferentes competencias claves o básicas. Una de estas es la Competencia Social y Cívica, que está planteada para desarrollar en la infancia el sentido demócrata de una convivencia pacífica y tolerante.

Artículo 16. 

Para finalizar, en el artículo 16 del mismo Real Decreto, sobre la participación de padres, madres y tutores legales en el proceso educativo, se deja claro lo siguiente:
 
De conformidad con lo establecido en el artículo 4.2.e) de la Ley Orgánica 8/1985, de 3 de julio, reguladora del Derecho a la Educación, los padres, madres o tutores legales deberán participar y apoyar la evolución del proceso educativo de sus hijos o tutelados, así como conocer las decisiones relativas a la evaluación y promoción, y colaborar en las medidas de apoyo o refuerzo que adopten los centros para facilitar su progreso educativo, y tendrán acceso a los documentos oficiales de evaluación y a los exámenes y documentos de las evaluaciones que se realicen a sus hijos o tutelados.

Por tanto, en los colegios no se enseña lo que los padres quieran, no se da la información que cualquiera pida, sino la que por ley se puede poner a disposición de toda la comunidad educativa. Con transparencia, pero atendiendo a la ley. En los colegios, por más que moleste, se respeta la diversidad, sea cual sea, se aprende a ponerse en el lugar de los demás, se aprende a desechar los prejuicios y a ser tolerantes con el otro. En los colegios, se enseñan muchas cosas, pero sobre todo, se enseña a respetar.




Otros artículos relacionados:


Al igual que ser una mujer, como ser una minoría étnica o tribal religiosa, ser LGBT no te hace menos humano.
 ✓ Hillary Clinton.

También te gustará

0 comentarios

Suscríbete a la Newsletter

Recibe mis publicaciones en tu email y no te pierdas nada.

Ganadora del Concurso Reinventa los clásicos de Vicens Vives

Estoy en madresfera

PREMIO V CERTAMEN LA EDUTECA EN LA SECCIÓN MEJOR BLOG DE PROFESORES