SOBRE EL SITIO

 

¿Quieres saber qué es la atención selectiva?


Para ello te propongo un ejercicio sencillo. Piensa en una caja. Puede tener todas las características que tú quieras. Puede ser grande, pequeña, puede ser de cartón, de madera, cuadrada, rectangular,... No hay una caja igual a la tuya, aunque conoces y has visto muchas otras cajas. Ahora visualiza todo lo que te gustaría meter dentro de esta caja. Tu plato de comida favorito, un disco de los Rolling Stones, un ejemplar de una revista que te guste, tu bicicleta,... ¡Qué se yo, lo que quieras!

Eso sí, ten cuidado, porque la caja es limitada. Llegará un punto en el cual ya no puedas meter más cosas. Además, hay espacios que aunque quisieras llenar ya están ocupados. Tienes un huequecito para la película que viste ayer, pero... ¡Vaya! Te hace falta para el tenedor y el cuchillo. ¿Cómo si no ibas a disfrutar de tu plato favorito? Además, necesitarás un hueco para el mp3 y para el bombín...

Y si te digo ahora que esa caja no es muy distinta a tu cerebro. Quizás este ejemplo te parezca ridículo, pero así funciona nuestro órgano más complejo. Lo exponemos a toda una diversidad de estímulos provenientes de nuestro exterior: gustos personales, historias de vida, actitudes, prejuicios, la lista de la compra, el trabajo, los niños, llegas tarde, pon tercera, bonito jersey, ¡qué recuerdos!, 6 X 8, este blog,...

Y llega un momento en el que ya no hay sitio. No hay sitio porque tu cerebro es limitado, como la caja.



 
La atención selectiva es un proceso que nos recuerda que en una caja no podemos meter de todo, es decir, atención selectiva es un sinónimo de la capacidad de procesamiento limitada de nuestro cerebro. Desde tiempos inmemoriales el hombre ha tenido que hacer frente a un sinfín de estímulos, pero sólo si quería sobrevivir debería elegir aquellos más importantes.

¿Te imaginas al hombre de Cromañón en plan metrosexual pendiente de afeitarse todas las mañanas? Imposible. Si quería sobrevivir tendría que estar atento a las fieras, los enemigos de la tribu vecina, los fenómenos metereológicos adversos,... Así fue como empezó a gestarse en el genoma humano la atención selectiva, y al ser este proceso decisivo en la perpetuación de nuestra especie, ahora forma parte de nuestro ADN.
 
Por tanto, atención selectiva es el proceso de decodificación de tan sólo una parte de los estímulos que recibimos, aquellos que son realmente útiles para cada individuo. Pero... ¿Tenemos todos la misma atención selectiva? Seguramente lo habrás adivinado. No. Cada uno tenemos motivaciones diferentes y jerarquías de importancia. He aquí el propósito de este blog.




¿Qué es importante meter en nuestra caja?  


Pues en este blog te ayudamos contestar esta pregunta. Si eres docente, o eres madre o padre y estás interesado en las motivaciones de la infancia, aquí podemos hablar sobre la atención selectiva de niños y niñas y modelos de crianza.
Si estás interesado en sesgos cognitivos desde el punto de vista de la psicología o la sociología, aquí te enseño a entenderlos para conseguir un espacio extra en tu caja. Emplearemos herramientas del mundo del coaching para obtener respuestas que nos ayuden en el camino de nuestro desarrollo personal

Sé parte de este proceso. Juntos podremos iniciar un viaje para entender nuestra realidad, nuestro comportamiento, nuestras relaciones con los demás,... Podemos hacer de la atención selectiva una filosofía de vida que nos complete desde la formación universal. Desde nuevas metodologías y educación emocional, desde la infancia y desde un proceso formativo global basado en el desarrollo personal. ¡Estoy abierta a sugerencias, al debate, a la reflexión y a aprender de otros puntos de vista!


¡Bienvenido! Te espero. No olvides tu caja.





 

0 comentarios

Suscríbete a la Newsletter

Recibe mis publicaciones en tu email y no te pierdas nada.

Ganadora del Concurso Reinventa los clásicos de Vicens Vives

Estoy en madresfera

PREMIO V CERTAMEN LA EDUTECA EN LA SECCIÓN MEJOR BLOG DE PROFESORES