domingo, 11 de noviembre de 2018

#YoSoyProfeIndignada

El pasado día 6 de noviembre y desde el Foro “Educar para el siglo XXI. Desafíos y propuestas sobre la profesión docente”, el Ministerio de Educación y Formación Profesional da sus primeros esbozos de propuesta educativa hacía la ciudadanía, con un programa en el que no se han dignado a llamar a ningún maestro de Educación Primaria (no digamos ya, de Educación Infantil). Un programa que habla de formación y evaluación docente, dando por supuesto que los actuales profesores ni se forman, ni hacen bien su trabajo. El foro, no abierto al público (aunque sí en streaming vía Ministerio), ha sido un punto de partida para la elaboración de una nueva Ley Orgánica de Educación. Sí, otra. Para ésta también han propuesto una nueva consulta pública, aunque no te confundas, como sucedió la anterior consulta sobre un anteproyecto de Ley de mejora de las condiciones para el desempeño de la docencia y la enseñanza en el ámbito de la educación no universitaria (de la cual nos hicimos eco en su día); esto no es más que otro mero trámite sin ningún ánimo de mejora. Si quieres ampliar información te vuelvo a recomendar esta entrada del blog de Enrique García, Algo queda que decir, en el que comenta ampliamente y justifica mediante una lectura comprensiva de la consulta el por qué no se empleará para el anteproyecto de ley ninguna opinión de la ciudadanía.

Aun así, como es deber del Ministerio, se elaboran toda una serie de elementos de participación ya que por ley tienen que estar presentes y quedan muy bien en las redes sociales, la prensa y la televisión. El último caso para visibilizar la participación ciudadana propuesto por el Ministerio de educación ha sido la plataforma a modo de foro #YoSoyProfe. Desde la página web del Ministerio de Educación y Formación Profesional se convoca a la ciudadanía para que opinen sobre la evaluación y la formación docente con una encuesta al más puro estilo SuperPop, en la que puedes elegir cuál es el mejor prototipo de docente. Vamos, casi como elegir tu profesor a la carta.

#YoSoyProfeIndignada


Algunas de las preguntas de este cuestionario para la participación ciudadana son:

¿Cómo crees que debería ser el acceso a los grados de las titulaciones que permiten ejercer la docencia?

  • .

En el caso de que existiera un nuevo modelo de formación en los centros educativos al iniciar la profesión docente, consistente fundamentalmente en unas prácticas tuteladas, prolongadas, remuneradas y evaluadas, debería aplicarse…
  •  

Respecto a los efectos de la evaluación del profesorado en su carrera docente, ¿qué te parece más adecuado?


Con todo este panorama, el Ministerio de Educación y Formación Profesional ha encendido una mecha que se le ha vuelto en contra. El colectivo docente no se ha hecho esperar y en función de las características del cuestionario ha empleado el hashtag propuesto por el Ministerio para denunciar una situación insostenible. Existe un desencuentro generalizado del cuerpo de profesorado y los dignatarios políticos desde tiempos inmemoriales y esta es una situación que parece no mejorar, incluso con los recientes cambios. Este tipo de consultas y cuestionarios no hacen más que acallar de cara al grueso de la población, necesidades flagrantes como la reducción de las ratios o la inversión económica en lo educativo. Se juega al despiste focalizando la atención del ciudadano en cuestiones absurdas (como una evaluación docente que ya existe en la actualidad) y obviando así, problemáticas mayores. Celaá no ha sido menos que sus sucesores y a pesar de algunos tweets esperanzadores, carga ahora contra el profesorado con una supuesta evaluación que rápidamente ha categorizado como voluntaria por presión de los sindicatos de docentes y la opinión del gremio.

Sin embargo, aquí está la pregunta en este tan populista (y dirigido a un sector claro de la población) cuestionario, que plantea la posibilidad incluso sancionadora en esta supuesta evaluación docente. Una vez más, volvemos a los resultados. Me da a mí, que pronto volverán las reválidas. ¿Cómo evaluar si no al profesorado?

No me extenderé en estos planteamientos ni en cómo debiera ser la evaluación docente, pero sí lo haré en la imagen que da el hecho de que se proponga con un claro impacto mediático totalmente premeditado. Se plantea de inmediato una situación de desconfianza, de falta de profesionalidad. La misma ministra Celaá lo exponía en unas declaraciones en las que hacía referencia a la formación inicial docente asegurando que, y en palabras de la propia ministra:

 "Hay que evitar que a las aulas lleguen personas que acaban en ellas por avatares de la vida" (fuente).

Así de triste es la idea que del profesorado tiene la ministra de educación y así de triste es el hashtag que emplean para promover dichas ideas, motivo por el cual es necesario hacer algo y quiero dar las gracias a alguien que me lo ha recordado esta semana. Pero no con sus medios. Lo tengo claro, pues sus medios son hostiles hacia el profesorado. No con sus medios, sino con la ofensiva y que se nos escuche.


#YoSoyProfeIndignada.


Yo no soy la profesora de catálogo, la del test del Ministerio. Yo NO me callo y no pienso consentir que hablen de educación únicamente supuestos expertos que no han pisado un aula de Educación Primaria en la vida. Yo no me siento identificada con el modelo de docente que propone el Ministerio, este docente que accede de forma voluntaria a una supuesta evaluación cuyos factores, si son acordes con su idea de profesorado, para mí no son válidos. Yo no soy esa profe que quieren promover ante la opinión pública como un mueble de Ikea, como una hamburguesa del McDonalds, como un café del Starbucks, como Zara. Yo soy una docente que piensa y reflexiona, que se indigna ante tanta falta de profesionalidad. Por eso propongo customizar un poco el hashtag del Ministerio de Educación y Formación Profesional y empezar a mover uno más acorde con nuestra situación denostada. #YoSoyProfeIndignada, un modelo docente que no sale en las estadísticas de ninguna consulta o cuestionario, pero que representa a un grueso de nuestro colectivo que está harto de tanta reforma en la que no tiene participación. Ese grueso docente para los que se legisla sin su opinión. Todo para los docentes, sin los docentes, se ha escuchado mucho esta semana.

Te emplazo a que emplees el hashtag #YoSoyProfeIndignada o no lo uses si no quieres, pero quéjate. Quéjate como el típico cascarrabias pesado que no para de protestar, quéjate por activa y por pasiva, reivindica tu labor y tu profesionalidad. Haz ver en las redes sociales tu compromiso con la educación y tu preparación. Publica o haz ver cada vez que te formas, cada vez que mejoras, cada uno de tus logros, cada premio, cada nuevo proyecto y protesta. Protesta porque no ves reflejado en unos medios de comunicación vendidos a lo empresarial y puramente bursátil, protesta por pura rebeldía y por consideración para con tu gremio. Protesta porque eres docente, maestro, profesor o porque eres padre y acompañas, porque eres equipo. Protesta como lo hago yo desde este medio, lo mínimo que puedo hacer en esta situación vergonzosa. Haz ver que te indigna, porque si no se escucha, si no se siente, la queja en la sala de profesores no va a valer nada cuando lleguen los resultados de la evaluación.

#YoSoyProfeIndignada y no soy mejor docente, porque no me deja el Ministerio y lo escribo bien alto. Nos vemos en las redes, compañero.


El objeto de la educación es formar seres aptos para gobernarse a sí mismos, y no para ser gobernados por los demás.
✓Herbert Spencer.

También te gustará

2 comentarios

  1. Sigo dudando de si el objetivo real de la educación actual sigue siendo el mismo que el de la educación fordista: crear adultos dóciles que trabajen en líneas de producción. Todo esto parece un parche para no modificar ese objetivo. Lo hicieron en reformas anteriores cargandoos de informes para evaluaros y parece que la tónica va a seguir así en lugar de cambiar el sistema de cara a una productividad real futura, que se consigue con pasión y motivación. Los resultados quedan limitados porque la práctica docente está limitada, si se concediera más autonomía a los maestros para ejercer su labor sin tanta presión y evaluación, y sobre todo se les escuchara y se tuviera en cuenta sus resultados...otro gallo cantaría. Se necesita un sistema educativo acorde a la complejidad presente y eso pasa irremediablemente por el ensayo y el error, pero no desde los despachos sino desde las aulas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no lo puedo decir tan claro, Adara. Esta situación es insostenible. La gente está realmente enfadada, pero parece que la nueva Ley educativa irá adelante sin consultar a un sólo maestro. Y dices muy bien. En quince años que llevo trabajando, cada año cubro más papeleo. Es desesperante. ¡¡¡Pensar la de tiempo que pierdo para poder justificar el trabajo que ya hago!!! Y cómo yo todo el mundo.

      Gracias por el apoyo, Adara. Se agradece la unión en la visión de una nueva reforma.

      Eliminar

Suscríbete a la Newsletter

Recibe mis publicaciones en tu email y no te pierdas nada.

Ganadora del Concurso Reinventa los clásicos de Vicens Vives

Estoy en madresfera

PREMIO V CERTAMEN LA EDUTECA EN LA SECCIÓN MEJOR BLOG DE PROFESORES