Educación domingo, 18 de noviembre de 2018

Rediseño de ambientes escolares, ¿moda o construcción social?

Realmente Pinterest, Youtube, Instagram y otras plataformas a modo de portfolio nos han cambiado la vida, especialmente a los docentes que a golpe de click tenemos todo un abanico de opciones acerca de ideas, recursos, metodologías, etc. Pero cierto es también, que este tipo de redes sociales han creado modas, contenido a veces superfluo que se entremezcla con el de valor, tendencias irresistibles que gozan del apoyo de una mayoría conectada en red. En ocasiones pareciera difícil discernir lo que está aportando, de lo que simplemente está embelleciendo, sin restar valor a lo estético que según mi punto de vista también es aprendizaje. Así que, si nos ponemos más estrictos, ¿dónde empieza un contenido a perder valor académico, científico o incluso argumental y se transforma en el vaquero de moda? Hoy me gustaría reflexionar sobre una tendencia educativa muy en boga que creo que muchas veces se aborda sin ningún tipo de rigor, y siguiendo con la temática del juego en el tiempo de ocio de los niños, vuelvo con el rediseño de ambientes escolares, de los patios de recreo y de la reestructuración en la convivencia escolar.

¿Es el rediseño de ambientes escolares una moda pasajera?


Rediseño de ambientes escolares.


Con el cambio en las propuestas educativas que demandan nuevos espacios para propiciar los aprendizajes y también con el avance en las TIC, con las nuevas metodologías y con esa "innovación educativa", de la cuál por cierto, cada día me siento más confusa (otro día hablaremos de esto); se ha venido gestando un claro movimiento de rediseño en los ambientes escolares o de aprendizaje. Tiene bastante lógica. Ya no se aprende como antes, ya no se enseña como antes, tenemos nuevos elementos que forman parte de nuestro día a día en las aulas y centros escolares, y por tanto, los ambientes, los espacios, los edificios cambian. Forma, como es evidente, parte de nuestra evolución tanto histórica como cultural. Sería tremendo que tuviéramos todavía aquellas tarimas y aquellos crucifijos adornando las paredes pulcras, aquellos pupitres a modo comunitario para cuatro bien apretados, aquella foto de aquel dictador. Pero, y sin ánimo de ser frívola en la comparativa, ¿nos reiremos o nos echaremos las manos a la cabeza al recordar nuestras clases Ikea

Lo cierto es que lo comercial se ha hecho hueco en lo educativo, porque las empresas saben que aquí hay tirón, aquí hay dinero. Son muchos los elementos que juegan parte de la educación actualmente: mobiliario, decoración, instrumentos o recursos TIC (desde el ordenador o pizarra digital hasta la app de moda), y por tanto, mucho dinero que pueden ganar los comerciales relacionados. Pero este es un melón que aunque he abierto hoy, no me voy a parar a diseccionar. Eso sí, yo lo abro para quien quiera reflexionar, sobre la cantidad de empresas que a día de hoy hacen el agosto muchas veces gracias a la educación (independientemente de su modalidad pública o privada). 

De lo que me gustaría hablar hoy, por el contrario, es del efecto badwagon, que ya he empleado varias veces con respecto a lo educativo, como ese modo de arrastre que tienen las modas. El efecto bandwagon, también conocido como efecto de arrastre, realiza una comparativa con las opiniones de la gente y las carrozas de Carnaval. De un modo gregario, nos sumamos a determinadas corrientes que ahora mismo mantienen una influencia que se multiplica vía redes sociales y entre el ritmo frenético de lo educativo y nuestro mínimo tiempo de reflexión, caemos en el efecto de arrastre sin preguntarnos si lo que hacemos es correcto.

Yo no estoy en desacuerdo con el rediseño de espacios. De hecho estoy muy a favor de cambiar estructuras y ambientes para hacerlos más atractivos y útiles para el alumnado. Pero también creo que debemos hacerlo de un modo consciente y meditado, sin dejarnos influenciar por lo que está de moda. El rediseño de ambientes, especialmente de los espacios de recreo (que parece haber sido el punto de partida de esta corriente educativa), debe estar en función del respeto del juego para la infancia y de la convivencia, pues es en este espacio de los centros educativos que el alumnado mantiene la mayor parte de sus interacciones sociales con iguales. Los patios de recreo han cobrado importacia, porque por fin nos hemos dado cuenta de la importancia que tiene la convivencia en el modelo de aprendizaje.

Modelar la sociedad mediante el aprendizaje.


El rediseño de patios está ahora mismo siendo el protagonista de muchos de los proyectos de formación y de innovación de docentes de todo el mundo, así como de asociaciones de madres y padres o incluso de vecinos que pretenden garantizar opciones de ocio de calidad para los niños del momento. Tengo que confesar que al igual que muchos, me dejo seducir por aquellas imágenes que representan un nuevo modelo decorativo, pero, ¿nos preguntamos a la hora de elegir determinados elementos de diseño de ambientes, lo que quieren los niños? ¿Nos preguntamos si estos elementos son para todos ellos, si garantizan la inclusión, si son adecuados para su edad, si respetan el medio ambiente? ¿Nos paramos a reflexionar sobre si son elementos que conectan a los niños con la naturaleza, si segregan por sexos? Como ves, mucho que analizar. 

FUENTE: Frato.


El diseño de ambientes escolares no es nada nuevo. Otrora se diseñaba poniendo el ojo en la sobriedad, porque esta era la sociedad que se pretendía; o desde el respeto a la figura de autoridad, porque transversalmente se inculcaba la idea de respeto a la autoridad política, la sumisión y la distancia de clase. No es casualidad que las paredes de las aulas se llenaran de color y de carteles informativos y formativos con el auge de la publicidad, no es casualidad que las aulas se transformaran para hacer hueco a las Tic en plena era tecnológica, no es casualidad que se cambien las agrupaciones (globalización) o incluso que se fomenten las relaciones con el exterior (impacto de las redes sociales). Ningún cambio es fortuito, cuando trasciende a la generalidad de todos los centros educativos. 

Por este motivo es necesario reflexionar sobre qué queremos cambiar y bajo qué ideología. En mi opinión, podemos transformar los centros educativos para promover una convivencia pacífica como meta fundamental. De este modo, estaremos contribuyendo al objetivo principal de lo educativo y este es formar a personas que sean aptas para desenvolverse en sociedad manteniendo valores de tolerancia, respeto e inclusión. Pero para esto, tendremos que poner al alumnado como protagonista del proceso, no a la red social, no a la moda y deshacernos de ideas preconcebidas que nos llegan casi sin darnos cuenta por ese efecto bandwagon del que te hablaba al principio del artículo. Se crea sociedad transformando la escuela. La responsabilidad está en nuestras manos. 

¡Qué bonito esto que hizo tal profe o tal cole y que está colgado en Instagram! Perfecto. Ahora preguntémonos: ¿se ajusta a las necesidades de tu propio centro, a la ideología, a lo que buscas transmitir, a tu compendio metodológico? Si algo existe en los centros educativos de hoy en día es diversidad. No nos la carguemos haciendo todos los mismos cambios, porque al final es el mismo perro con otro collar, solo que reconocerlo nos es molesto. Hay modos y modos de rediseñar, pero si esta decisión no se toma en función de las necesidades de un centro, este rediseño será vano. Para todo el que quiera rediseñar, que lleve su proyecto al aula, que haga partícipe a su alumnado para trabajarlo, para formar parte, para tomar decisiones. En las últimas décadas nos han impuesto un modelo de sociedad mediante los cambios estructurales. Ahora, tomemos el relevo y llevemos lo educativo al servicio de una construcción social que mejore nuestra convivencia.

Es asombroso que la humanidad todavía no sepa vivir en paz, que palabras como competitividad sean las que mandan frente a palabras como convivencia.
 ✓José Luis Sampedro.



Otros artículos relacionados:




También te gustará

1 comentarios

  1. Buena reflexión, queremos convivencia, tolerancia y respeto para que prevalezca la confianza.

    ResponderEliminar

Suscríbete a la Newsletter

Recibe mis publicaciones en tu email y no te pierdas nada.

Ganadora del Concurso Reinventa los clásicos de Vicens Vives

Estoy en madresfera

PREMIO V CERTAMEN LA EDUTECA EN LA SECCIÓN MEJOR BLOG DE PROFESORES