Crianza martes, 14 de enero de 2020

Los blogs, una tradición cultural.

¡Hey, Google!, ¿Cuantos blogs hay en Internet?

133 millones de blogs.





Todavía no nos ponemos de acuerdo en si estamos comenzando o finalizando una nueva década, pero sí tenemos claro que hay elementos cotidianos que ya son historia. El otro día, mi padre me decía que había que tirar los CDs porque ya estaban obsoletos, y era cierto. Me sorprendió, pues parece que a mayor edad, mayor es el apego a las cosas, más nos aferramos a no dejar ir. Y bueno, realmente pienso en lo que me costó conseguir mi propia colección de CDs y es que yo misma no quiero dejarla ir. No quiero dejar ir esa parte de mi vida en la que investigaba y empleaba lo poco que tenía, económicamente hablando, en formarme a nivel melómano, en aprender música desde la audición. Pienso, luego, en las personas que coleccionan discos en formato vinilo y me imagino que hay cosas que nunca mueren.

No es el caso de la música, que ha conocido formatos y formatos que la han ido mejorando o asfixiando, pero algo que parece que desaparece es el formato blog, y ya empieza a estar en boca de muchos ese contundente:

Los blogs están muertos.

Parece que los nuevos medios de comunicación a través de redes sociales están colapsando nuestro modo de ofrecer información en Internet y el fenómeno blog está de capa caída. Pero..., ¿es esto del todo cierto?

Yo creo rotundamente que los blogs no van a desaparecer, pero sí creo que van a cambiar. El contenido en los blogs específicos de materias como educación, psicopedagogía, psicología, crianza y otros circuitos por los que me muevo, tienen un denominador común, han mejorado con el paso del tiempo. Esto es más que evidente, pues cuando comienzas a escribir en línea todo es más natural y despreocupado y poco a poco vas teniendo en cuenta esa responsabilidad que conlleva escribir para un público determinado. El paso del tiempo hace que investigues sobre tu temática de partida y que crezcas con tu blog, aportando a la sociedad aquello que estás dispuesto a dar, a ofrecer a los demás. Sin embargo, esto no es todo. Los blogs mejoran porque se transforman a día de hoy, en los recursos más demandados a la hora de la consulta de información, para aclarar dudas, buscar material, contrastar fuentes, etc. Además, se han profesionalizado, porque al ser referencia en determinados sectores han impulsado las carreras de aquellos que comenzaron escribiendo por el mero placer de escribir, pero que a día de hoy son referencia en muchos ambientes. En la actualidad, aportan información de calidad que es específica para muchos usuarios y además, fomentan redes de conocimiento que te hacen investigar en una misma dirección o, simplemente, divertirte o interesarse a modo de ocio en determinadas temáticas.

La principal característica de un blog que ha llegado a 2020, es que estos crean comunidades de lectores. Antes se escribía para poder indexar en Google y ganar visitas, pero esto ha cambiado. A día de hoy, la clave está en crear comunidades de personas afines a los intereses de un blog, para aportar y crecer entre todos. En este sentido, el gran enemigo del blog a día de hoy, son las Redes Sociales. La inmediatez que nos da un tweet, una fotografía de Instagram o un post de Facebook es muy atractiva. No te exige el trabajo de mantenimiento de un blog, no tienes que cuidar la estética o que preocuparte de tener un registro muy formal, pues en las RRSS no hay reglas. Sin embargo el contenido que creas es efímero, no dura nada. Te puede dar la impresión de que llega a más gente porque las interacciones te llegan al teléfono móvil vía notificación, pero en realidad eres una entre un millón de millones y ese post que te ha llevado una hora escribir, tiene un apogeo de un día. Y ya. Los blogs, por el contrario tienen una larga vida que emerge cuando menos te lo esperas. El algoritmo de Google te quiere si creas red de contenidos y cuanto más es leída una de tus entradas, mejor estará situada en sus buscadores y accesible para que las visitas nunca se acaben, dependiendo de la temática, claro está. Además, lo que publicas en tu blog, tiene fácil acceso y está en tu casa, con tus normas, tu formato, tus condiciones. Pero lo que publicas en una Red Social, NO te pertenece.

Otra de las características que definen a los blogs de hoy en día es el contenido. En el surgimiento de los blogs el contenido de las entradas comenzó siendo personal, reducido e incluso a modo de diario. Pero con el paso del tiempo, esto ha cambiado. El contenido es el protagonista de este modo de transmisión y divulgación online y éste es cada día más elaborado. De hecho, son muchas las bitácoras que son referencia por esto mismo. Sin embargo, el contenido de las redes sociales es cada día más simple. A menudo podemos ver posts con emoticonos únicamente, faltas de ortografía y un registro no formal que a veces, resta profesionalidad y valor al mensaje que se pretende transmitir.

Por todos estos motivos, no solo considero que los blogs no están muertos, sino que están en su mejor momento, pues su trayectoria los ha llevado (nos ha llevado) a convertir este tipo de transmisión del contenido en una tradición cultural. Como un género musical, como un estilo literario o como una fiesta tradicional; los blogs son ahora mismo parte de nuestra tradición digital. Cuidémolos y no nos sumemos a afirmaciones que no hacen más que desprestigiar la buena labor de muchos de los profesionales que se comunican a través de ellos.

Y como prueba final de este alegato, aquí te dejo un listado de 50 blogs indispensables que demuestran cómo este tipo de formato, está vivito, coleando y mejorando cada día.

Blogs educativos.

Blogs educativos de recursos.


Blogs educativos de reflexión personal.


Blogs educativos temáticos.


Blogs de crianza.


Esta lista de blogs ha sido elaborada mediante consulta en mi perfil de Twitter, pero también he añadido otros blogs que son de cabecera en mi opinión, y que son de obligada lectura en mi caso.  Así que por último ya solo me queda animarte a que si conoces algún blog que merezca estar en esta lista y que me haya dejado (redondeé en 50, pero es evidente que son más los blogs que día a día hacen una excelente labor de transmisión cultural y divulgación) o bien, tú mismo, tú misma tienes un blog; lo dejes con enlace directo en comentarios. Contribuyamos todos a que esta herencia cultural se mantenga siempre viva. Comentemos, ayudemos, demos visibilidad y luz, apoyemos y sobre todo, escribamos en nuestros blogs; pues es en estos tiempos inciertos en el que la información parece tan difusa, que un grito de ayuda en la tiniebla puede venir de las teclas de un ordenador. Esto y mucho más, te lo puede ofrecer un blog.

Escribir para mí no es una profesión, ni siquiera una vocación. Es una manera de estar en el mundo.

✓Ana María Matute


También te gustará

2 comentarios

Suscríbete a la Newsletter

Recibe mis publicaciones en tu email y no te pierdas nada.

AUTORA EN LA OBRA COLECTIVA FLORILEXIO

Estoy en madresfera

CHARLA EDUCATIVA SOBRE PATIOS INCLUSIVOS