ETIQUETAS: 10 MODELOS INSPIRADORES QUE SUPERARON SU DISCAPACIDAD.



En una sociedad como la nuestra, es relativamente fácil, caer en la etiqueta. En un universo en el cual la imagen viene siendo lo más importante, ese espejo que se abre al mundo; etiquetar nos resulta práctico y cómodo. En realidad para nuestro cerebro tiene cierto sentido este etiquetado, pues es una de las maneras de almacenar información con rapidez; motivo por el cual, cada día es más común el uso de apelativos para todo tipo de cualidades, de fortalezas, de talentos,... Pero también, de diferencias, de carencias, de personas al fin y al cabo, de niños, también de niños.
Etiquetamos desde la imagen física a la indumentaria, el vestir, las costumbres, los peinados, las actitudes, los gustos,... Etiquetamos por esa música que escuchan, ese programa de televisión que ven las grandes audiencias, la elección de la carrera universitaria, la decisión de ser madre o padre tanto como la de no serlo, etiquetamos por prejuicio o con conocimiento, por moda o por diversión. Etiquetamos en la escuela, en el parque, en el trabajo, en el café,...

Pero si hay algo que resulta lamentable, en esta situación actual dominada por la imagen, es el etiquetado de personas por sus capacidades, por sus condiciones o por sus dolencias. Desde el TDAH hasta el TEA, pasando por un sinfín de situaciones personales que no definen, que no son indicativo de nada, que no responden a lo más íntimo y representacional de la persona. El etiquetado como cualidad principal de una condición física o mental es deleznable, pero está en boca de todos. Y lo está, en la mayor de las situaciones o de los casos, desde un punto de vista negativo, peyorativo, no constructivo. Lo está en un modo que no puede servir como ejemplo de superación, de inclusión o simplemente de ejemplo de lo diferente pero real, de algo con lo que hay que convivir. Porque la imagen que se da en la actualidad sobre la discapacidad hacia toda la sociedad y especialmente hacia la infancia, es en muchas ocasiones fruto de una palabra o un par de ellas que denotan simplemente lástima o conmiseración. 

Por eso, desde La atención selectiva hoy queremos proponerte 10 ejemplos de personas a las cuáles ni siquiera la historia ha perdonado sus etiquetas; pero que las han superado y manejado con honor. 10 ejemplos de auto superación y valentía que nos recuerdan que cuando etiquetamos no hacemos más que prejuzgar las capacidades y  valía de los que nos rodean, y que no hay mejor modo de demostrar la capacidad propia que desde la adversidad.

Así que vamos allá con estos 10 modelos que han superado su discapacidad con un éxito rotundo en sus vidas y profesiones. 10 etiquetas que nos dan otra visión de la condición de discapacidad o de ser diferente. Otro modo de inspirar a nuestros hijos o alumnos con historias de superación y grandeza.


1. Frida khalo - Espina bífida.


“Pies, ¿para qué los quiero si tengo alas para volar?”

La grandiosa pintora y pensadora mexicana Frida Khalo es un ejemplo fantástico para comenzar con una etiqueta que presentan muchos discapacitados motóricos. No todas las personas aquejadas de espina bífida van en sillas de ruedas, ni todos los discapacitados motóricos poseen además retraso mental (por más reducida que sea su movilidad). 

A pesar de que mucha gente cree que la enfermedad que privó de movimiento a la pintora de marcado carácter comunista fue un accidente que tuvo en vida que poco a poco le iría deteriorando; esto no es ni más ni menos que el ejercicio de una etiqueta más. Frida Khalo poseía esta malformación congénita relacionada con el cierre del tubo neural desde antes de su nacimiento, pero esto no impidió que mostrara toda su fuerza y pasión, así como toda su tristeza contenida en su maravillosa obra. 

Y una vez más lo digo, los niños tienen que conocer todo y en su contexto. La dureza de la vida desde una obra pictórica como esta que puedes ver, es apta para un menor que entienda el contexto en el cual se pintó.


La columna rota. FUENTE: CULTURA COLECTIVA

2. Steve Wonder - Ceguera.


"No es tan malo ser ciego, peor sería ser negro"

Con este excelente sentido del humor uno de los cantantes más representativo s de toda la historia del funky y del blues, alude a su falta de visión como algo no tan negativo como pareciera.

Steve Wonder, ciego de nacimiento por causa de un parto prematuro, nunca pudo disfrutar del sentido de la vista. Sin embargo, esto nunca ha sido un pretexto para el cantante y activista estadounidense, pues lleno de resiliencia ha sabido desarrollar sus capacidades para llegar a ser uno de los músicos afroamericanos más respetados en el mundo de la música. Todo un ejemplo de vencimiento de etiquetas y prejuicios.


video
FUENTE: Youtube


3. Stanley Kurbrik - ¿Autismo?


"Hay algo en la personalidad humana que se resiente a las cosas claras, e inversamente, algo que atrae a los rompecabezas, a los enigmas, y a las alegorías".

Esta frase de uno de los genios más resaltables en el mundo del cine de los últimos años, resume un poco la idea que del TEA (Trastorno del Espectro Autista) se podría tener desde una perspectiva analítica de nuestra sociedad. Sé lo que estarás pensando. ¿En qué momento se le ha diagnosticado TEA a Kubrik? Y más con esa inteligencia, con esa genialidad,... Pues es que esta es una etiqueta más sobre autismo, su asociación con una capacidad limitada de la inteligencia. Tenemos tan poca idea del TEA, que empaquetamos dentro del trastorno a toda persona que tenga dificultades en la comunicación. Pero es que con esta filosofía, ¿cuántos no estaríamos dentro de esta etiqueta?
  Ese "oscuro" carácter que todos achacaban al cineasta, perfeccionista hasta extremos impensables, está ampliamente representado en una obra que es accesible a adolescentes y adultos que necesiten un ejemplo en quien verse identificados. Alguien a quien siempre se le ha reprochado no sentir afecto o empatía para con su círculo de amistades y compañeros de trabajo. Ese nerviosismo en las relaciones sociales, bien pudieran ser un indicativo de pertenencia al TEA. O quizás no, y simplemente gozaba de rarezas personales. El caso es, que aun con tanto etiquetado consiguió ser uno de los directores más aclamados por la crítica y el público, dejándonos películas inteligentes con un trasfondo crítico de las maldades del ser humano, fiel reflejo de su personalidad atormentada.


video 
FUENTE: Youtube.



4. Steven Spielberg - Dislexia.


"Nunca me sentí como una víctima. Las películas realmente me ayudaron... Me libraron de la vergüenza, de la culpa. Hacer películas fue mi gran vía de escape".

Y otro director de cine, este ya para todos los públicos, que ha demostrado ser impecable en su trabajo a pesar de la dificultad ha sido Steven Spielberg. El cineasta estadounidense, reconoció en 2012 que padecía dislexia. Los miles de guiones que ha leído durante toda su vida con sus dificultades, no han hecho que pierda ni un ápice de interés en su pasión, el cine. Como reza en la cita, Steven Spielberg sabía que era diferente a los demás, que sus ritmos de aprendizaje, de lectura, eran y son lentos pero jamás ha puesto una etiqueta a su situación. Por el contrario, un mundo tan comunicativo como es el cine, lo acogió y encontró en éste un elemento para dar sentido a su vida a pesar de las dificultades.


video


5. Michael Jordan - TDAH


"Los doctores y los profesores le dijeron a mi madre que yo no podía hacer nada. Simplemente no podía concentrarme”

Y si hay una dolencia de la cual las etiquetas son cada vez más abundantes esta es el TDAH (Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad). Entre las polémicas de su veracidad, las diferencias en cuanto a su incidencia según países o la conveniencia o no de su tratamiento; tenemos múltiples etiquetas donde elegir. Pero es que además, aquellos que están diagnosticados de TDAH, sufren y soportan miles de prejuicios y condicionamientos sociales que pretenden hacerles mudar de comportamiento, contenerlos, transformarlos según la norma. 

Esto fue lo que probablemente sucedió con una de las personas con mayor inteligencia cinestésico corporal de la historia, Michael Jordan. En sus propias palabras, los docentes no creyeron en sus capacidades y lo etiquetaron como alguien que no es válido para nada. Sin embargo, el jugador de la NBA les demostró todo lo contrario. 

Y, que no sirve de precedente en el caso de este blog, pero una imagen vale más que mil palabras. Así se puede inspirar a un niño o niña que sufre TDAH:


Michael Jordan en acción. FUENTE: LA NACIÓN


 

6. Charles dickens - Epilepsia.


"Nadie es inútil en este mundo mientras pueda aliviar un poco la carga a sus semejantes".

Desde Julio César hasta Darwin, esa incidencia de unos 50 millones de personas en todo el mundo según datos de la OMS, supone que personas de todas las condiciones lo padezcan. Y aunque recientemente se ha descubierto que muchos de aquellos que clásicamente se habían asociado a esta dolencia, en realidad no la padecieron; merece la pena mostrar cómo esta condición no es sinónimo de la falta de talento, inteligencia o capacidad.

Tal es el caso de muchos escritores y compositores que por casualidad o no (yo no me libro de las etiquetas tampoco), padecieron y padecen epilepsia.

Esta enfermedad tan acallada, tan estigmatizada, no es un motivo para que nuestros niños vivan en silencio la inseguridad que representa. Dar normalidad a su padecimiento con este tipo de ejemplos, pueden ayudar a comprender que es un mal de muchos, o una peculiaridad que no debiera ser vista como algo negativo. Convulsionó como tantos otros, Charles Dickens, no sólo físicamente sino con sus letras.

7. Daniel Radklife - Dispraxia.


"No me iba bien en la escuela, al punto de no servir para nada".

El popular actor que dio vida en la gran pantalla a Harry Potter, reconoció ante los medios que posee una dispraxia que le conllevó un considerable retraso en la adquisición de contenidos en el colegio. La dispraxia, también llamada síndrome del niño torpe (valga el cielo con la etiqueta), consiste en dificultades en la coordinación en movimientos sencillos para cualquier persona tipificada (o etiquetada) como normal.

Una vez más, el mundo de la interpretación, ha sido el recurso al que ha acudido el actor de la popular saga infantil para refugiarse de su situación en lo académico. Pero no sólo esto, sino que el talento en las artes escénicas ha provocado que apenas se note esta condición que en palabras del actor, le impide realizar actividades tan cotidianas como atarse los zapatos.

Todo un ejemplo para nuestros más pequeños aprendices de mago.

FUENTE: WATTPAD


8. Bruce Willis- Disfemia.


"Me decían que nunca llegaría a nada. Era entrar el profesor en clase y salir yo por la puerta. Hoy pienso que en el fondo se trataba de una energía creativa que no encontraba salida".

El popular actor ha escogido una de las profesiones que más uso hacen del habla y de la exposición al público. No en vano este tipo de etiquetas de nada valen ante las capacidades que muestran actores como Bruce Willis, capaz de sorprendernos con sus múltiples recursos y facetas artísticas dentro del mundo del cine.

La disfemia es el nombre bonito, por así decirlo, de la clásica etiqueta del tartamudo, que durante años ha sido un motivo de burla y humillación. Pero siendo honestos, a ver quién le tose a la cara a John McClane... A pesar de que sus películas no suelen ser ni mucho menos educativas, este es un ejemplo más que brindar a aquellos que padecen disfemia de cómo alguien que sufre esta condición no tiene límites de comunicación.



9. Stephen Hawking - ELA.


"Es una pérdida de tiempo estar cabreado por mi discapacidad. Uno tiene que seguir adelante con la vida y yo no lo he hecho mal. La gente no tendrá tiempo para ti si siempre estás cabreado o quejándote".

La capacidad de resiliencia del famoso científico es asombrosa. La enfermedad degenerativa que padece ha provocado que cada vez se vea con una movilidad más reducida, pero su capacidad intelectual ha ido en progresivo aumento. 

Stephen Hawking sufre de ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica), una enfermedad que no ha minado ni su carrera ni sus ganas de vivir. Tal y como podría parecer desde fuera, desde el prejuicio y la etiqueta; lo cierto es que el físico teórico británico ha conseguido que su carrera sea una de las más ejemplares en relación a la discapacidad que padece.

Indudablemente una imagen de superación para esos momentos en los cuáles nuestra infancia piensa en tirar la toalla. Un ejemplo de vida para todos aquellos (con o sin discapacidad, niños o adultos) que abusan de la queja y de la lástima.


10. Albert Einstein - ¿Asperger?


Y concluímos con una cita de un probable asperger, esta etiqueta con la cual nadie acierta, encasillada en un trastorno que poco o nada tiene que ver con su generalidad. Este genio del sentido de la vida, más incluso que de las ciencias, este hombre tan capaz, al que podríamos etiquetar de discapacitado...

Cada vez que tu hijo o tu alumno no entienda lo que la discapacidad significa, prueba con esta etiqueta:

"La diferencia entre estupidez y genialidad es que la genialidad tiene sus límites"



Porque todos somos discapacitados en un sentido o en otro, por favor, no etiquetemos más...

1 comentarios:

  1. Seria magnifico que medicos ,psicologos, maestros y familias desterraramos las etiquetas con los niños y describieramos sus posibilidades y necesidades concretas para facilitarles el camino de su desarrollo

    ResponderEliminar

LO MÁS LEÍDO ESTE MES

PARA RECIBIR CONTENIDOS DE LA ATENCIÓN SELECTIVA, INTRODUCE TU EMAIL