Crianza sábado, 26 de noviembre de 2016

8 MANERAS DE CREAR HÁBITOS LECTORES EN LOS NIÑOS.


Te has preguntado alguna vez cuántos libros habrán pasado por tu vida. O qué serías sin aquel libro que cayó en tus manos y que te la cambió definitivamente. Has pensado qué sería de este mundo sin libros...


Probablemente sean muchos, o no tantos, los libros que has leído, quién sabe el caso de cada uno. O quizás tú seas más de cómics y aun así tengas miles de millones de páginas leídas. O puede que seas lector de periódico, informado y actualizado en la política exterior. Es probable, quizás en tu caso, que hayas leído notas discordantes y mil melodías de partituras de todos los tiempos; o bien, que hayas leído imágenes de fotografías o fotogramas, de todo tipo de amaneceres o de animales, o de sellos, o de cromos, o de..., que más da. A lo mejor, incluso eres como yo y arrancaste a leer con los que fueron los primeros libros para frikis: Escoge tu propia aventura; y has hecho de la literatura en hipertexto una auténtica pasión.



El caso es que tú lees, de lo contrario no estarías aquí, ¿verdad? No importa el formato, ya sea papel o mediante un dispositivo electrónico, hoy puedes leer estas líneas porque alguien movió los hilos de tu interés. Y desde entonces, una verdad reveladora se te ha venido destapando: la lectura, hace que la gente sea más culta, más inteligente, mejor formada y más interesante, pero también te hace más feliz. La lectura hace que sueñes, que te entregues, que conozcas, que visites, que descubras y que vuelvas a leer. Hace que te quedes, hace que aprendas, hace que vivas a través de las letras, pero sobre todo hace el milagro. Ese milagro de las letras que es la transmisión de ideas, el conocimiento.



Por eso no sólo es importante que los niños lean, es fundamental. Negarle a un niño una lectura, es negarle ese conocimiento, es negarle la posibilidad de conocer otros mundos, a otra gente, otras perspectivas, otros finales. De verdad que creo (aunque he cometido el error, supongo que como tantos) de pensar lo contrario en su día; 


que el currículum puede esperar, pero la lectura no. 

Estoy totalmente convencida, de hecho, que un libro puede aportar más que un profesor; pero este libro no será un libro de texto sino ese libro que engancha a la lectura. Ese con el que dices, quiero seguir leyendo. Ese con el que conectas con una pasión irrefrenable y supina.



Pero, y mientras tanto, si tu hijo, si tu alumno, no ha llegado a ese momento crucial de amor por la lectura, allá van unos consejos (nada novedosos, ni trucos de magia docente, no te vayas a pensar) para engancharlo en esa benigna droga llamada lectura. Ocho truquillos para fomentar la lectura en los niños, que te presento en esta infografía, que como de costumbre, he realizado gracias a PIKTOCHART.



8 maneras de crear hábitos lectores en los niños. ¡Allá vamos!













1. Crea un rincón lector.


Leer es un acto que necesita de concentración y tranquilidad, pero también de comodidad y de bienestar. Recuerda que los niños están en un momento en el cual se va desarrollando poco a poco y en proporcional progresión a su edad, los entramados de su  futura comprensión lectora. Esto hace que lean y vuelvan a leer sobre lo leído, intentando encontrar el significado de lecturas que muchas veces están condicionadas por su falta de vocabulario o incluso su falta de costumbre si es el caso. Un lugar cómodo donde sentarse, con una buena luz acondicionada al momento lector, o incluso velas aromáticas, o flores, ¿por qué no?; favorecerán el ambiente propicio para sus lecturas.



Si me siento cómodo leyendo, seguramente querré leer más, porque estaré a gusto. La decoración que hagas del lugar escogido para que tus hijos lean, o para que tus alumnos adquieran un hábito lector, puede ser especial para fomentar esta actividad. Estanterías de colores, puffs, mesas a su medida, marcapáginas especiales, incluso tipis indios o doseles, biombos que den intimidad; pero sobre todo, una ambientación especial para hacer del momento de la lectura, algo especial.




2. Predicar con el ejemplo.




Es evidente que si tú no lees, el niño que ve en ti ese ejemplo a seguir, no lo hará. Desde la hora de leer en el colegio hasta el tiempo de ocio en casa dedicado a la lectura, pasando por un sinfín de oportunidades para que te vea en plena acción (leyendo el periódico, leyendo en el súper, leyendo esa valla publicitaria, esas instrucciones, la señal de tráfico, etc); tus lecturas son el espejo de las suyas. Si tú lees, si tú eres interesado por la lectura y por lo que implica en la vida cotidiana; él también lo hará.



3. Crea una tradición lectora.




Buscar un lugar ideal para la lectura es tan importante como buscar el momento. Muchos son los padres que emplean la hora de acostarse de sus hijos para introducir los cuentos y la lectura grupal. Y estos mismos hijos son los que en el futuro y con el paso de los años tienen por costumbre leer antes de dormir.



En el colegio, esa sagrada hora de biblioteca no se puede cambiar ni por una explicación, ni por un examen, ni por nada que te parezca más importante (que luego yo soy la primera en hacerlo, pero no debemos, y lo sabes). Si tus alumnos ven que le otorgas una gran importancia a la hora de biblioteca, inmediatamente reconocerán su necesidad y las características hedónicas que desprende.

Crear una tradición inquebrantable hará de la lectura un hábito al que amar y respetar.



4. Emplea el libro como forma de ocio.



Emplear un libro como alternativa a la tablet, a la muñeca o al balón, puede que te parezca algo utópico, pero no es imposible. En muchas ocasiones, los niños se cansan de sus juguetes favoritos o de los juegos de siempre, y en ese momento rutinario en el cual no saben qué hacer, es una idea de recibo darles un libro. Seguramente no pondrán pegas a esa lectura en un día lluvioso en el cual ya han agotado sus recursos imaginativos en casa.

Y en el colegio, nada nos impide llevar la lectura al recreo. En lugar del fútbol, un día a la semana, podemos llevar libros de la biblioteca para que los usen y cambien de rutina. 


5. Usar la biblioteca.




La del cole, la municipal, la de casa de la abuela, la de aula, la de la habitación. Y si no tenemos, las creamos con revistas viejas y libros que nos vayan sobrando. Si tu casa no tiene libros, sácalos de donde sea, de mercadillos de segunda mano, de organizaciones benéficas o rastros en donde los regalan, etc.

Haz de la visita a la biblioteca, todo un acontecimiento. Regálale a tu hijo por su cumpleaños, su primer carnet de biblioteca. Con los años sabrá de su valor e importancia. 



6. Hacer del libro un regalo especial.



Regálales libros. Si eres padre, en sus cumpleaños y fiestas, siempre libros. Construir juntos vuestra propia biblioteca es el mejor regalo que les puedes dar. Si eres profe, en las ocasiones especiales, en los concursos, para premiarles, etc.; siempre un libro.

Además, puedes canalizar sus gustos personales en la lectura. Que tu hijo o tus alumnos son forofos del fútbol, búscales un libro de esta temática y verás como leen. Nunca obligando, sino sugiriendo mediante el regalo, como un modo de descubrirles la belleza de la lectura mediante el descubrimiento y el premio.



7. Visitar actividades que fomenten la lectura.





Conciertos, cuenta cuentos, obras de teatro, títeres, cine, etc. Hay mil actividades a las cuales puedes ir con tu hijo relacionadas con el mundo de la lectura. Y desde el colegio, dinamizando mediante la presentación de cuentos, de
sde el uso de los recursos de la biblioteca, y aprovechando los contenidos de todas las especialidades y asignaturas. Cantando esa canción que es el tema central del cuento que recomiendas, o bien musicando esa poesía; representando la obra de teatro, dramatizando a un personaje, estudiando al autor o haciendo una presentación de éste, etc.



8. Leer en distintos formatos.




Leer imágenes, partituras, cómics, poemas o narrativa, buscar información en enciclopedias, en Internet,... Recuerda que hay un sinfín de posibilidades lectoras que ofrecer a nuestra infancia. Sólo tienes que bucar la que sea adecuada para que comprendan y aprecien la pasión por la lectura.


Aprender a leer es lo más importante que me ha pasado en la vida.

Mario Vargas Llosa. 

También te gustará

4 comentarios

  1. No he podido evitar comentar esto jajjajajaja

    Me ha encantado la entrada y esta frase me ha recordado algo: "Negarle a un niño una lectura, es negarle ese conocimiento, es negarle la posibilidad de conocer otros mundos, a otra gente, otras perspectivas, otros finales." Mi padre (que es el que me castigaba por privación) me lo quitaba todo menos los libros, y eso que él no lee. Me decía que no me castigaría con ellos nunca porque eran buenos para mi y se alegraba de que me gustaran. Hasta le brillaban los ojillos porque yo siempre llevaba uno en la mano y cuando alguien por la calle se fijaba decía orgulloso que yo los devoraba jajajajja

    y... hablando de devorar, hace tiempo leí en un blog llamado "devoradores de mundos" una entrada parecida a esta que te dejo aquí: http://devoramundos.blogspot.com.es/2016/07/como-podemos-animar-que-un-adolescente.html

    (¿Has visto qué bien hilo)

    PD: he pinchado en el enlace de piktochart antes de enviar el mensaje y se me borró el mensaje porque creía que se abriría en una pestaña...

    Siempre es una alegría pasar aquí. Dejo doble ración de turrón de chocolate quehace tiempo que no paso y la navidad ya está al caer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hoooola, Achocolatada!!

      Ya sabía yo que una entrada dedicada a la lectura le tenía que encantar a alguien como tú, aficionada y defensora!! Yo siempre tardo un milenio en contestar los comentarios porque soy una maleducada, y porque tengo muy poquito tiempo, pero siempre es un placer leer tus recomendaciones. Me encantó la entrada que recomiendas, dedicada sobre todo a la etapa de secundaria.

      Pero me ha gustado, sobre todo, esa parte pequeñita de ti que nos dejas con tu historia personal. Vales mil!!

      Gracias por el turrón y espero que esta Navidad te deje horas y días y semanas de lectura.

      Un besote!!

      Y gracias, gracias, gracias, por pasarte por aquí, que ya sabes que es tu casa. No podría ser de otra manera!!!

      Eliminar
  2. Hola! Gracias por compartir nuestra herramienta (Piktochart)

    Estamos aquí si necesitan ayuda. Pueden empezar con este artículo: https://piktochart.com/es/blog/como-crear-una-infografia-guia-completa/
    Síguenos en nuestro canal en español! ^@piktochart_es – Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hoooola, Piktochart!!

      La verdad es que va a parecer que tengo acciones en la empresa, pero he probado varias páginas para hacer infografías, porque me parece un modo muy creativo de presentar la información; y la vuestra es para mí, simplemente la mejor.

      Así que la recomiendo a todo el mundo!!

      Un saludo a todos los que estáis detrás de esta plataforma!!

      Eliminar

Suscríbete a la Newsletter

Recibe mis publicaciones en tu email y no te pierdas nada.

Ganadora del Concurso Reinventa los clásicos de Vicens Vives

Estoy en madresfera

PREMIO V CERTAMEN LA EDUTECA EN LA SECCIÓN MEJOR BLOG DE PROFESORES