17 PINTURAS PARA TRABAJAR CON EMOCIONES Y SENTIMIENTOS.

Si bien es cierto que el límite entre emoción y sentimiento es bastante difuso; podemos aceptar que el conocimiento, tanto de los aspectos más emotivos como de los más emocionales de nuestra conducta, nos ayuda a conocernos a nosotros mismos, así como a relacionarnos con los demás. En este sentido, el trabajo de las emociones y los sentimientos desde un punto de vista educativo, nos ayuda a crear un buen clima (ya sea en el aula como en casa), a fomentar la autoestima, a mejorar el autoconocimiento, y un lago etc. 

Las emociones y los sentimientos son la energía que necesitamos a diario para comunicarnos. Todo lo que nos rodea es emocional. Los demás, y nuestras relaciones con todos y cada uno, vienen determinadas por sentimientos de afinidad (o antipatía), tanto como de estados emocionales internos. De este modo, lo que sentimos, supone una gran información a nivel individual que resultará clave a la hora de relacionarnos con los otros.

Sin embargo, el trabajo de las emociones en el aula, no acaba de arrancar. A pesar de la aparición de numerosas teorías que avalan la necesidad de incluir aspectos como las emociones en el amplio abanico de contenidos educativos; lo cierto es que tendemos a ser reacios en el trabajo de éstas en los colegios o a la valoración de su tratamiento en las casas.

Pero, ¿por qué tendemos a relegar el conocimiento casi al ámbito científico y académico en la era de la educación integral? ¿Por qué continuamos teniendo una imagen negativa y absurda de la educación emocional, cuando está presente en tantos otros aspectos de la vida cotidiana como los recursos humanos o las relaciones laborales, el coaching, la productividad empresarial, etc.?

Ciertamente no sé la respuesta (a pesar de que en numerosas ocasiones lo achaco, como podrás leer por aquí, a la tenencia de prejuicios), pero no me voy a detener en el análisis. En esta entrada te presento una manera lúdica, atractiva, icónica y muy visual de trabajar los sentimientos. El arte.

Las obras de arte nos trasladan a lugares, momentos, historias personales. Tienen un gran potencial evocador y nos sitúan en el epicentro emocional del ser humano. No en vano, desde la prehistoria, las manifestaciones artísticas nos han servido para mostrar nuestras más intensas preocupaciones. Desde la exaltación del amor, hasta las perturbaciones más íntimas, hoy te muestro un lienzo emocional que podrás emplear como ejemplificación de los sentimientos y emociones más comunes. ¡Empecemos!



1. ALEGRÍA - Baño de Joaquín Sorolla.

La alegría es un sentimiento primario intenso, enérgico y transitorio. Por el contrario que la felicidad que pudiese suponer un estado más profundo (en palabras de la psicóloga Pilar Varela), la alegría es efímera. Nos ayuda a vivir con más ligereza, sin preocupaciones. Solemos manifestarla con gestos, palabras y actos que representan entusiasmo. Pero no dura para siempre, se entrecorta a lo largo de la vida.

De la alegría sabemos que libera endorfinas, que favorecen la salud tanto física como emocional.

El lienzo al óleo Baño, de Sorolla, pertenece a toda una serie de obras representativas del autor valenciano de tintes vitalistas repletos de color. La representación de la alegría viene por el empleo de paisajes cálidos de veranos relucientes, mares llenos de matices y positivismo y tranquilidad a partes iguales. Es una representación que nos induce al sentimiento más alegre, más jubiloso y más sosegado, al mismo tiempo. Muéstrala a tus alumnos y sentirán la alegría y el calor del verano.


LA ATENCIÓN SELECTIVA: Baño de Joaquín Sorolla.

2. AMOR - El beso de Gustav Klimt.

El amor es un sentimiento universal, intenso, fundamentado en la necesidad de relación del ser humano. El sentimiento amoroso se muestra como una necesidad fisiológica que puede generar conductas imprevisibles. 

Existen ni más ni menos que 416.000.000 entradas, aproximadamente, para la palabra amor en google. Las suficientes como para que este sentimiento sea tomado algo más en serio. Conocemos evidencia científica que asocia el actual sentimiento con el instinto de supervivencia primitivo.

El famoso beso de Klimt es uno de los más representados y parodiados en el mundo del arte. Nos muestra la faceta más conocida o popular del sentimiento amoroso, el amor de pareja. La recreación de la intimidad de la pareja, del colorido entusiasta en oposición al fondo (resto del mundo), la cara apacible de ella, la inclinación de él, el conjunto tan delimitado y tan difuminado,... la imagen del amor (si es que esto es posible, dada la disparidad del sentimiento). Para ofrecer un modelo educativo del amor, aquí tienes una joya del arte pictórico.

LA ATENCIÓN SELECTIVA: El beso de Gustav Klimt.


3. ANSIEDAD - San Juanito y el cordero de Bartolomé Esteban Murillo.

La ansiedad es una respuesta emocional que alberga aspectos cognitivos no placenteros de tensión y aprensión. Se conoce como una anticipación a posibles daños futuros. De este modo, la ansiedad actúa como señal de alerta ante estos probables peligros.

Junto con el miedo y la ira, conforma una reacción propia de supervivencia que libera adrenalina para hacer frente a la necesidad de energía extra por el peligro percibido. No se debe confundir con el trastorno de ansiedad, como enfermedad, pues la ansiedad es un estado normal en el ser humano y necesario que nos dirige a un estado de alerta (aquella de la cual precisamos para hacer frente a un peligro, y que es, claramente adaptativa).

El lienzo de Murillo representa claramente en la cara de su protagonista el sentimiento ansioso y el gesto acorde. Los ojos y la boca abiertos en una expresión de dolor, el brazo que se apoya en el propio cuerpo buscando refugio, el fondo fundido a negro tempestad. El sentimiento empático nos llevará al fenómeno de la ansiedad en un abrir y cerrar de ojos.

LA ATENCIÓN SELECTIVA: San Juanito y el cordero de Bartolomé Esteban Murillo.

4. DESAGRADO - Saturno devorando a un hijo de Francisco de Goya.

El desagrado es un sentimiento de aversión, rechazo, repugnancia, antipatía, fobia, desprecio,... Se aplica tanto a personas como a objetos o ideas. Es el antónimo de la admiración y resulta universal. Es tan literal como la consideración de que algo o alguien nos es repugnante.

El gesto que expresa desagrado (un leve levantamiento del labio inferior así como de la nariz) parece ser adaptativo. Se cree que su utilidad radicaba en el cierre de las fosas nasales para evitar un olor nauseabundo o para deshacerse de un alimento tóxico. 

Este representativo ejemplo de entre las Pinturas negras de Goya, representa generalmente una sensación de desagrado en el espectador. La dureza de la imagen, en riguroso fondo negro, representa la oscuridad del despreciable acto de Cronos al devorar a su propio hijo. Es curioso que una imagen tan llena de crudeza formara parte de las obras que adornaron las paredes de la casa del autor zaragozano. No está de más advertir que no es idóneo emplearla con niños.


LA ATENCIÓN SELECTIVA: Saturno devorando a un hijo de Goya.

5. DESIDIA - Los ángeles de la Madonna Sixtina de Rafael Sanzio.

La desidia es la falta de ganas o interés al realizar una tarea. Es una actitud potencialmente negativa en el ser humano que lo hace inmune al sufrimiento ajeno. En muchas ocasiones es confundida con la indiferencia, el aburrimiento o la procastinación; pero nada más lejos, la desidia está relacionada con la apatía, con la dejadez y la levedad.

En las actuales sociedades vinculadas a la crisis económica el aumento de este tipo de actitudes de desidia ante la vida y sus posibilidades están en auge.

Los ángeles de la Madonna Sixtina, o como más popularmente se han dado a conocer, Los querubines de Rafael son los protagonistas de un lienzo que ralentiza el tiempo a su pasar. Las expresiones fundidas de ojos inalterables, la posición caída de los cuerpos, que inciden en la idea de desidia ante todo lo imaginable. Un ejemplo muy clarificador del sentimiento.

LA ATENCIÓN SELECTIVA: Los ángeles de la Madonna Sixtina de Rafael Sanzio.


6. MIEDO - El grito de Edvard Munch.

El miedo es la emoción más desagradable e intensa que se origina en una situación de peligro.  Se trataría de una emoción primaria con carácter adaptativo, ya que supone un mecanismo de defensa que nos permite actuar con inmediatez. 

El miedo aumenta la presión arterial y los niveles de glucosa en sangre. Como resultado de este fenómeno se produce un palidecimiento del rostro por la retirada de la sangre que se sitúa inmediatamente en las extremidades para favorecer el proceso de huida (mecanismo claramente adaptativo).

Y si un cuadro representa el estado emocional a colación, éste es El grito, de Edvard Munch. La expresión de su protagonista con la boca en señal de terror, las manos que cubren el rostro, el movimiento ondulado de su cuerpo; nos transportan a la idea del sentimiento de un modo muy evocador. El atormentado autor plasmaría esa desesperación desde un punto de vista andrógino y desconocido (como si pudiese ser cualquiera) que contrasta con la tranquilidad del resto de viandantes. Una obra de arte popular a la par que empática con los sentimientos del pintor.

LA ATENCIÓN SELECTIVA: El grito de Munch.

7. MORRIÑA - Ilustración de Castelao.

Como buena gallega que soy no podría dejar de incluir uno de los sentimientos más bellos que ha dado mi pueblo. La morriña. Morriña es un sentir propio de pueblo gallego aunque universal, al mismo tiempo. Se trata del apego a la tierra propia que se manifiesta cuando uno está lejos. En palabras de Rosalía de Castro

"Campanas de Bastabales cando vos oio tocar mórrome de soidades..."

El sentimiento gallego de la morriña por abandonar el lugar de origen es muy antiguo. Existen escritos de los romanos que atestiguan cómo los celtíberos del norte tenían un sentimiento especial al hallarse lejos de sus tierras, llegando incluso al suicidio aquejados de morriña. La palabra en sí, es de hecho una romanización de un vocablo autóctono, anterior a la civilización mencionada.

Sólo nos queda sumar a esta increíble ilustración un texto del autor gallego Alfonso Daniel Manuel Rodríguez, Castelao, para sentir la morriña en nuestras propias carnes. Morriña, nos muestra Castelao, es viajar con una casa en el corazón.


LA ATENCIÓN SELECTIVA: Ilustración de Castelao.

8. TRISTEZA - El asceta de Pablo Picasso.

La tristeza es un sentimiento que genera desánimo, pesimismo y tendencia al llanto. Se trata de una de las emociones primarias.  Se presenta tras una situación adversa o una pérdida, aunque también tras una gran alegría por la cual nos vemos superados. Esto vendría a colación, de lo que comentaba sobre la alegría y su intermitencia.

Los efectos de la tristeza sobre el organismo inciden en la tendencia a las rumiaciones (pensamientos rígidos) y al egocentrismo en la toma de decisiones. La tristeza no nos deja aceptar otros puntos de vista como válidos.

El trabajo de la comprensión de la tristeza es fundamental para saber reconocerla en el otro y actuar en consecuencia. El asceta de Picasso, resultante de su etapa azul, caracterizada por su tendencia oscura y triste; representa un gesto apagado y sin vida propio de un alma en pena. La austeridad en la comida, el cuerpo sin vida y sobre todo una expresión demacrada y severa, nos evocan con facilidad el sentimiento.

 
LA ATENCIÓN SELECTIVA: El asceta de Pablo Picasso.

Y para sentimientos, colores. La paleta es diversa y los ejemplos múltiples. Así que para no enrollarme más,  Dejo algunos ejemplos más para que puedas haber uso de tu propia empatía.


9. SORPRESA - Chica con cinta en el pelo de Roy Lichtenstein

LA ATENCIÓN SELECTIVA: Chica con cinta en el pelo de Roy Lichtenstein.


10. FELICIDAD - Felicidad en el paraíso de Gauguin.

LA ATENCIÓN SELECTIVA: Felicidad en el paraíso de Gauguin.

11. SERENIDAD - La joven de la perla de Johannes Vermeer.

LA ATENCIÓN SELECTIVA: La joven de la perla de Johannes Vermeer.


12. EUFORIA - Full Fathom Five de Jackson Pollock.
LA ATENCIÓN SELECTIVA: Full Fathom Five de Jackson Pollock.

13. PREOCUPACIÓN - Niño estudiando la lección de Jean Baptiste Greuze.

LA ATENCIÓN SELECTIVA: Niño estudiando la lección de Jean Baptiste Greuze.


14. IRA - Los fusilamientos del 3 de mayo de Francisco de Goya.

http://www.biografiasyvidas.com/monografia/goya/fotos/22g.jpg
LA ATENCIÓN SELECTIVA: Los fusilamientos del 3 de mayo de Francisco de Goya.


15. ENFADO - José y la esposa de Potiphar de Guido Reni

LA ATENCIÓN SELECTIVA: José y la esposa de Potiphar de Guido Reni.


16. CELOS - Caín y Abel de Odilon Redon.                                                               

LA ATENCIÓN SELECTIVA: Caín y Abel de Odilon Redon

17. TRANQUILIDAD: La dama del armiño de Leonardo da Vinci.

LA ATENCIÓN SELECTIVA: La dama del armiño de Leonardo da Vinci.


 "El artista es un receptáculo de emociones que vienen de todas partes: del cielo, de la tierra, de un trozo de papel, de una forma pasajera, de una tela de araña."

Pablo Picasso.



Y tú, ¿qué obras de arte consideras que son evocadoras de sentimientos? ¿Cuáles emplearías para enseñarlos? Deja tus más predilectas en los comentarios, y las agrego.

¡Sé Sorolla!



0 comentarios:

Publicar un comentario

LO MÁS LEÍDO ESTE MES

PARA RECIBIR CONTENIDOS DE LA ATENCIÓN SELECTIVA, INTRODUCE TU EMAIL