Educación domingo, 10 de diciembre de 2017

#standup4thehumanrights, de aquí en un año.

Hoy, día 10 de diciembre se conmemora en todo el mundo el Día Internacional de los Derechos Humanos, cumpliendo la friolera de 69 años desde que en 1948 la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobara la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Este año, la ONU, no sólo conmemora esta fecha, sino que se prepara para una la acción con una campaña que está haciendo circular por las RRSS con el hashtag #standup4thehumanrights.

Los Derechos Humanos nos hablan de de una integridad personal que en muchas ocasiones no se cumple. Las situaciones de belicismo y de conflictos políticos que se dan en muchos países, nos dan una imagen del calado cultural que apremia una falta de derechos fundamentales en muchas regiones de nuestro planeta. Pero por desgracia, tampoco tenemos que irnos muy lejos para entender que muchos derechos fundamentales no se cumplen en nuestras propias comunidades, a la vuelta de la esquina.

Como docente y como madre, soy plenamente consciente de que necesitamos hacer valer una serie de derechos, que si bien no están recogidos en ninguna ley fundamental española, son de consabida referencia en nuestro contexto geosocial. Me refiero al derecho a la integridad que sufren las víctimas de bullying, me refiero al derecho de igualdad que se maltrecha por las diferencias sociales entre niños y niñas, me refiero a la falta al derecho de educación que sufren aquellos a quienes no se tiene en tal consideración cuando no se les incluye en la práctica educativa diaria. Quizás parezca que exagero o lo que es peor, parezca que esto es un queda bien de un día que nos viene dado vía ONU, una organización que no goza del respeto de todos; pero lo cierto es que lo veamos por donde lo veamos, los niños son siempre los primeros perjudicados desde las acciones que como adultos apoyamos en nuestro sistema político social. Nuestra infancia, que siempre está más desprotegida socialmente tiene derechos de segunda y esto lo podemos afirmar fundamentalmente desde la educación y el trato que recibe de nosotros, los adultos.




Declaración Universal de los Derechos Humanos, un recordatorio para los derechos de la infancia.


Desde Atención Selectiva y con el firme propósito de la reflexión educativa que trasciende las barreras de la escuela, hoy analizamos el cumplimiento de los Derechos Humanos para con nuestro público más vulnerable.

Dice su artículo primero:

Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.

Pero de todos es sabido que no somos iguales en razón de clase social, y que las políticas de apoyo a la educación privada y el recorte de presupuesto y recursos humanos hace cada día esta brecha se acrecente. De nada debiera sorprendernos esta creciente proliferación de centros privados que salen en los medios de comunicación con sus pedagogías innovadoras. En la educación pública se innova y se trabaja muy duro, pero no hay tiempo para salir en la prensa. Todavía tenemos mucho que luchar para que la educación sea equitativa y llegue a todos y a todas de la misma manera.

También dice su artículo número 25, punto 2:

La maternidad y la infancia tienen derecho a cuidados y asistencia especiales. Todos los niños, nacidos de matrimonio o fuera de matrimonio, tienen derecho a igual protección social.

Pero todavía tenemos que pelearnos y luchar por una conciliación real, que nos muestre que las madres y los niños en ese período crítico que es la infancia más temprana, tienen derechos fundamentales de poder crecer y desarrollarse de un modo óptimo como seres humanos y desde los modelos de crianza y respeto.

Pero es el artículo 26 el que más me preocupa, porque es el que puede garantizar que se pare la criba social hacia la trascendencia educativa y la autorrealización personal de todos. Dice en su punto número 1:

Toda persona tiene derecho a la educación. La educación debe ser gratuita, al menos en lo concerniente a la instrucción elemental y fundamental. La instrucción elemental será obligatoria. La instrucción técnica y profesional habrá de ser generalizada; el acceso a los estudios superiores será igual para todos, en función de los méritos respectivos. 

El acceso a una educación superior debe ser siempre universal, más allá de su gasto. Es una idea que genera enfrentamiento, pero siempre lo he tenido claro. En caso de elección, todo el mundo debería poder acceder a este tipo de estudios con independencia de sus recursos económicos, porque nunca sabemos en qué momentos estamos perdiendo a un gran profesional. No es justo que sólo accedan a nuestras universidades aquellos que pueden pagarlas. Quizás la próxima investigadora que halle la cura contra el cáncer no tenga dinero para pagarse la facultad, o el próximo premio Nobel en economía que nos saque de esta crisis mundial. O quizás no. Pero para esto debemos luchar, para no perder ni tan sólo una oportunidad, ni tal sólo un talento. Igualmente deberemos tener en cuenta que una sociedad mejor formada es una sociedad más cívica y democrática. Son aquellos países con un porcentaje mayor de habitantes con estudios superiores, los que sobresalen por sus cualidades de sociedades avanzadas.

 En su punto 2:

La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales; favorecerá la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos étnicos o religiosos, y promoverá el desarrollo de las actividades de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz.

¿Y aún dudamos que la educación emocional y en valores es necesaria? Mucho trabajo por delante...

Pero es que además, en su preámbulo, insiste:

LA ASAMBLEA GENERAL proclama la presente DECLARACIÓN UNIVERSAL DE DERECHOS HUMANOS como ideal común por el que todos los pueblos y naciones deben esforzarse, a fin de que tanto los individuos como las instituciones, inspirándose constantemente en ella, promuevan, mediante la enseñanza y la educación, el respeto a estos derechos y libertades, y aseguren, por medidas progresivas de carácter nacional e internacional, su reconocimiento y aplicación universales y efectivos, tanto entre los pueblos de los Estados Miembros como entre los de los territorios colocados bajo su jurisdicción. 

Así que es desde la educación que se puede marcar la diferencia, pero para esto, la educación debiera ser el punto principal y de obligado cumplimiento de estos derechos y deberes universales.

#standup4thehumanrights, de aquí en un año.


Desde la ONU nos recuerdan el motivo por el que existen tantos Días Internacionales como éste. Crear conciencia y seguir luchando por lo que es justo y necesario, es el desencadenante de que se sigan conmemorando fechas como esta. Por este motivo, conscientes de su próximo 70 aniversario, invitan a todo el mundo a participar en su propuesta #stadup4thehumanrights que invita a seguir trabajando en la lucha por el cumplimiento por los derechos que aún no hemos conseguido cumplir como sociedad.

Además, proponen una iniciativa colaborativa en la que piden a personas de todo el mundo que lean uno de los artículos de los Derechos humanos en la lengua originaria de cada uno, como en este vídeo que han realizado para empezar a trabajar en el próximo 70 aniversario de los Derechos Humanos.



Desde Atención Selectiva te invitamos a que te sumes a este proyecto y a que sigas luchando porque cada día más niños tengan cubiertos sus derechos fundamentales, especialmente en lo relacionado a su educación, motor del cambio en el mundo.

“Para las personas oprimidas es importantísimo saber que no están solas. Nunca dejen que nadie les diga que lo que ustedes hacen es insignificante.”
✔️Desmond Tutu.

También te gustará

0 comentarios

Suscríbete a la Newsletter

Recibe mis publicaciones en tu email y no te pierdas nada.

Ganadora del Concurso Reinventa los clásicos de Vicens Vives

Estoy en madresfera

PREMIO V CERTAMEN LA EDUTECA EN LA SECCIÓN MEJOR BLOG DE PROFESORES