INFOGRAFÍA DEL MES: RUEDA DE LA VIDA EN EDAD ESCOLAR

Cada vez son más los docentes que toman herramientas del coaching para optimizar los recursos de los que parte su alumnado y conseguir objetivos de un modo más eficaz. No se trata evidentemente de trabajar en las aulas como en la empresa, pero sí es cierto que pese a sus grandísimas diferencias, la educación viene tomando elementos de trabajo del coaching empresarial para el desarrollo personal. Desde que conocemos que una de las capacidades más demandadas y valoradas en el mundo laboral es la de adaptación al cambio, las herramientas del coaching se han ido adaptando con mayor tendencia en lo educativo.

Puede parecer que el empleo del coaching en educación no es más que el seguimiento de una corriente de moda, una tendencia de "vende humos", como muchas veces se dan en conocer a quienes las emplean; pero lo cierto es que el coaching nos brinda en numerosas ocasiones nuevas metodologías enfocadas en el desarrollo y crecimiento personal desde el autoconocimiento. Es decir, desde el trabajo del autoconcepto y por tanto, desde el fomento de una autoestima positiva. Además, un punto a favor del uso de herramientas relacionadas con el mundo del coaching es su carácter visual y gráfico en su mayor parte, que las hace imprescindibles para el trabajo con niños. 

En este caso, te propongo hoy la infografía del mes de abril con un recurso que está especialmente indicado para la vuelta de vacaciones, momento en el cual es necesario hacer balance y prepararse para la recta final del curso. La rueda de la vida. 

La rueda de la vida.


La rueda de la vida es un instrumento, como te decía con anterioridad muy gráfico y visual para evaluar el momento presente en el que se desarrolla la vida de un coachee. Esta rueda representa el equilibrio vital desde ocho categorías de importancia para el desarrollo personal de cualquier individuo. Estas categorías acostumbran a ser la salud, los amigos y familia, el trabajo, el hogar, el amor, el ocio, el dinero y el crecimiento personal (aunque el número de etiquetas puede variar e incluso pueden reemplazarse algunas según el contexto). 

Metodológicamente hablando, el coachee tiene que graduar en una escala del 1 al 10, o bien en tantos por cien, el grado de adquisición de cada uno de los ocho elementos constitutivos de la rueda. 

Esta herramienta de autoconocimiento, nos permite evaluar el grado de satisfacción en cada una de las diferentes áreas personales y tomar consciencia de aquellas otras en las que se necesita mejorar para hallar un equilibrio.
  

La rueda de la vida en edad escolar. 


Por el contrario de lo que pueda parecer, el trabajo del autoconocimiento no es exclusivo de la edad adulta, resultando la infancia un momento decisivo a la hora de formarnos en materia de autoconcepto. Por este motivo y en consonancia con la metodología que desarrollamos para el uso de la rueda de la vida en el coaching social; he diseñado una adaptación para la infancia, en la que otras categorías son esenciales, como por ejemplo, el colegio, instituto o escuela. Además, he sustituido otras como el dinero, que no cobra la misma importancia para el niño que para el adulto. Por otro lado, una categoría fundamental como es la del desarrollo personal, no puede ser evaluada por un niño sin antes comprender el significado de la misma. Por eso emplearemos metáforas a la hora de abordar su análisis como por ejemplo las metas, los éxitos o el bienestar.
  
Si quieres emplear esta rueda de la vida en el aula, aquí te muestro un ejemplo a modo de infografía, gracias a la ayuda de PIKTOCHART.





 

Modo de empleo.


Lo primero que tenemos que realizar para aplicar la rueda de la vida en la edad escolar es generar una situación de reflexión mediante la introducción de una serie de cuestiones o preguntas relacionadas con el dibujo de la rueda, como por ejemplo:

  • ¿Para qué crees que te puede servir esta herramienta?

  • ¿En qué áreas te pondrías una mayor puntuación?

  • ¿Qué aspectos de tu vida te gustaría mejorar?
  
  • ¿En qué áreas pones más de ti y de tu tiempo?
 
  • ¿Crees que alguno de tus compañeros tendrá un 10 en todas las áreas?

  • ¿Cómo crees que pueda afectar tener una puntuación muy baja en el área de la familia o de los amigos en otras áreas como la del colegio?

A continuación, se les pedirá que rellenen o bien coloreen su rueda (especialmente para alumnos de corta edad en la que se podrían emplear dibujos para representar las categorías) y pasaríamos a la siguiente fase, de reflexión.

Dado el carácter eminentemente gráfico de esta herramienta, pasaremos a reflexionar sobre sus resultados según la metáfora de la rueda. Una rueda recorre un camino para llegar a un destino. Si la rueda es pequeña (caso de aquellos niños que obtengan puntuaciones bajas en ésta), el camino recorrido es menor y más lento. Por el contrario, si la rueda es grande (con puntuaciones altas), este camino se recorre antes, y con más diligencia.

Igualmente, si la rueda resultante es dentada (que suele serlo), esto será sinónimo de un desarrollo personal que tendrá carencias en algunas áreas, por el contrario de una rueda lisa. Se puede volver a la explicación metafórica en relación a una rueda dentada o pinchada, que no nos permite avanzar, por el contrario de una rueda lisa o nueva.

Entonces pasaremos al diálogo planteado desde la mejora de las áreas menos favorecidas en la evaluación. Por ejemplo, un niño que plantea mucho de su tiempo en el ocio, evidentemente podría tener una baja puntuación en el trabajo personal. O un niño que tiene una puntuación baja en familia, con toda probabilidad tendrá bajas puntuaciones en todas las categorías, pues como es evidente, a estas edades el apoyo y bienestar familiar es imprescindible.

Y así, evaluaremos un punto de partida para una nueva evaluación en el cual descartaremos posibles impedimentos para el desarrollo personal, y por tanto, para el desenvolvimiento académico. Esta herramienta es evidentemente reevaluable en diferentes momentos y nos puede dar una idea de los avances o en su caso retrocesos, que presenten los niños.  

Trabajar el autoconocimiento ayuda a conectarse con uno mismo y con sus sentimientos, así como a la comprensión de nuestros actos en relación con nuestro entorno más próximo. Este es el motivo por el cual hoy te propongo esta actividad para llevar al aula. En caso de que la apliques no olvides comentárnoslo aquí para poder recibir ese feedback.


La rueda más estropeada del carro es la que hace más ruido.

Esopo. 

2 comentarios:

  1. Es interesante, no tenía idea de la existencia de éste instrumento. Muchas gracias por compartir. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Muchísimas gracias, amigos de De peques y grandes!! Es un placer compartir cuando se reciben estos comentarios tan chulos. ¡Abracísimo!

      Eliminar

LO MÁS LEÍDO ESTE MES

PARA RECIBIR CONTENIDOS DE LA ATENCIÓN SELECTIVA, INTRODUCE TU EMAIL