Educación domingo, 29 de abril de 2018

Currículum oculto

De los tres años de magisterio que cursé allá por el 99, no recuerdo prácticamente nada, ninguna gran lección, ninguna clase maestra. No sé si por amnesia o por atención selectiva, pero lo cierto es que lo único que recuerdo de aquella época en relación al ejercicio de la docencia es la teoría del currículum oculto. No es que tuviese un mal nivel la USC, ni mucho menos en mi especialidad, el magisterio musical; pero lo cierto es que salvo alguna que otra clase práctica, no recuerdo un contenido que me marcase de igual modo. Creo firmemente que aquel día en la clase de Didáctica, algo cambió en el modo en cómo me enfrentaría a una clase.

Y ciertamente, no me gustaba demasiado la clase de didáctica, de hecho me parecía bastante aburrida; pero cuando puedes ver, aunque sea por sólo un segundo el brillo en los ojos de tu profesor, sabes que llega lo bueno. Jamás volví a ver aquellas clases de la misma manera. Realmente tuve ese flechazo y esas mariposas en el cerebro...

No recuerdo su nombre, de hecho le llamábamos Farruco a nuestro profesor de didáctica, por su parecido al popular personaje gallego. Llevaba barba larga y pelo castaño con una cara apacible y un atuendo anclado en los ochenta de la pana y del jersey de pico con camisa de cuadros a juego. Voz profunda y gruesa, cien por cien retranca gallega en las venas y kilos de un sosiego desmedido que le gritaba al mundo: "aquí mando yo, aquí, en mi clase de didáctica". Porque Farruco también estaba tirando de currículum oculto, pero de esto te das cuenta, sólo, cuando lo experimentas.



¿Qué es el currículum?


El currículum educativo es el conjunto de objetivos, contenidos y conceptos, estándares de aprendizaje y criterios de evaluación para una determinada etapa educativa. Pero también los principios educativos por los que se deberían regir estos elementos, también ideología, también visión de futuro. El currículum es ese documento que te dice qué tienes que enseñar, o qué debes aprender, según el caso. Además, el currículum nos habla de metodología, de aplicación didáctica, de proyecto educativo global con mayúsculas.

Es un elemento vivo, en constante cambio según la variabilidad estructural que experimenta nuestra sociedad; y es responsabilidad de las entidades político educativas el diseñarlo, así como de las instituciones, llevarlo a práctica. Vamos, que desde el gobierno y con concreción en las comunidades autónomas se establece lo que debe formar parte del conocimiento básico al que atienda nuestra sociedad y desde los centros educativos, se concreta a los entornos geográficos. O dicho de otro modo, ellos te dicen: hay que saber estos contenidos dentro del área de matemáticas, y en el centro educativo se establece la temporalización de estos contenidos, la metodología para interiorizarnos, su evaluación, etc. Con los últimos currículums, la participación de los centros educativos es cada vez menor, y ya vienen en parte masticados, proponiendo modelos de evaluación y métodos de aplicación vía estándares de aprendizaje, pero básicamente, este es el esbozo general de lo que representa el currículum educativo.

Sin embargo, lo que no aparece en el currículum, ¿se puede enseñar?

Pues en teoría, no. Tú tienes un currículum al que ceñirte y si en este no aparece un contenido que a ti te parezca imprescindible en la educación de un niño, no puedes transmitirlo a tu alumnado.

Currículum oculto.


Se llama currículum oculto al conjunto de aprendizajes que no aparecen en el currículum oficial, ya fuere con intención o fruto de un ejercicio de influencia social, que se aplican dentro de la educación formal. Se trata de un tipo de currículum que no se maneja en el lenguaje de las letras y las leyes, sino en el de la ideología, las creencias y la simbología. El proceso educativo, no deja de ser un procedimiento humano que guarda su mayor riqueza en su singularidad. Si pensamos en ese currículum oficial que se establece desde el estado, cabe reflexionar sobre el valor de la equidad, como elemento que garantice igualdad de derechos. Pero igualmente, es imposible pensar que todos los niños de un mismo país van a aprender lo mismo, aun teniendo el mismo currículum. Las diferencias, los matices, las distintas tesituras dependerán de la acción docente y de cómo el profesorado quiera transmitir los conocimientos que ya vienen de serie.

Dicho de otro modo, currículum oculto es enseñar comercio justo en tu clase de matemáticas, autodefensa en la de educación física o analizar un texto sobre los peligros de Internet en la clase de lengua castellana. Currículum oculto es garantizar la educación en valores a aquellos que optan por una enseñanza religiosa, es soltar una frase motivacional en un momento concreto, es hablar de un autor que no viene en el temario.

Pero claro, como todo lo que no es oficial y no está legislado, corre el peligro de pasar la línea de lo políticamente correcto. ¿Cómo diferenciar lo que es educativo y beneficioso de lo que supone un adoctrinamiento? Pues al carecer de un proceso evaluativo, no se puede y queda en la conciencia de aquel que lo emplea. Te amplío esta información en la entrada más plagiada del blog, por si es de tu interés. Y bueno, qué decir, lo hacemos todos. No me cabe en la cabeza que nadie sea tan estricta y concienzudamente cuadriculado, como para ceñirse al currículum sin aportar ni tan sólo una vivencia, un pensamiento personal.

Lo más curioso del currículum oculto es que su desempeño puede llegar a ser más eficaz que el currículum oficial, no en vano, se trataría del docente en estado puro.

No es una cuestión personal.


Sin embargo no podemos confundir currículum oculto con transversalidad. En muchas ocasiones el currículum oculto es el desempeño de la institución que lo hostiga. De este modo, el currículum oculto, podría proceder también del proyecto educativo. La organización de un centro escolar, su sistema de sanciones o la identidad de centro también me hablan de un modo de educar que no viene implícito en el currículum oficial. Por ejemplo, un centro educativo que sanciona a una alumna por la vestimenta que usa, se está retratando. Pero también es currículum oculto el que estructura al alumnado en una idea de sociedad, como por ejemplo el que sienta a niños y niñas de una determinada manera tradicionalista, ofreciendo una idea de aprendizaje estático donde acaba importando más la conducta que el conocimiento.

Algo me hizo clic en aquella clase de didáctica. Farruco me hizo pensar en el papel decisivo y transformador que tiene el docente y el centro educativo. Algo que aunque en cierto modo ya sabemos, deber ser reflexionado con mesura y con tiento. No siempre uno es consciente de lo que está mostrando a su alumnado, prejuicios o ideas preconcebidas pueden generar impresiones erróneas. Pero también, valores e ideologías que tiendan la mano a crear sociedad, y con esto quiero decir: conectar personas, formar grupos de acción que trabajen en auténtica comunidad, evitar diferencias, promover la inclusión. No todo lo que aprendemos en esta vida son conocimientos. De hecho, muchas de las más grandes lecciones que recibimos, suelen provenir de vivencias, experiencias, conexiones. En aquella clase de didáctica aprendí que mi influencia va más allá de enseñar dos más dos, pero no debiera llegar hasta el punto de obligar a emplear un método en concreto para llegar al resultado. Aprendí que hay maneras de de transformar la sociedad, pero también de someterla.

"La educación es lo que sobrevive cuando lo aprendido ha sido olvidado."


✓Burrhus Frederick Skinner.


También te gustará

0 comentarios

Suscríbete a la Newsletter

Recibe mis publicaciones en tu email y no te pierdas nada.

Ganadora del Concurso Reinventa los clásicos de Vicens Vives

Estoy en madresfera

PREMIO V CERTAMEN LA EDUTECA EN LA SECCIÓN MEJOR BLOG DE PROFESORES