CARNAVAL, CARNAVAL... ¿EN EL AULA?



La educación de hoy en día, como es normal, ya no es como la de antes. Pequeñas, cuando no grandes cosas van cambiando aunque otras se mantienen como si fuesen inamovibles. El caso es que nos sumamos a nuevas tendencias en lo metodológico por mejorar la eficacia en lo educativo y nos encontramos practicando ABN, gamificación, aprendizaje por proyectos, pedagogía Montessori, aprendizaje por inteligencias múltiples, flipped classroom, etc.; pero no dejamos de lado tantas otras cosas que ya no son necesarias en nuestro día a día.



De todos modos, no voy a hablar hoy de la cuestión metodológica, sino que voy a hacerlo de las festividades que llevamos al colegio, aquellas que consideramos de carácter pedagógico y que seguimos festejando.

Todos los años, a finales de curso, el gobierno de cada comunidad autónoma emite una orden en la que se establece el calendario del curso escolar venidero. Esto significa, que a finales del curso pasado ya sabíamos por ejemplo, qué día empezaría el curso 2016/17, cuando acabaría y todos sus períodos vacacionales, tanto para el alumnado como para el profesorado pues como bien sabes no coinciden. Pero esto no es todo, sino que también vienen legisladas todas las conmemoraciones que "por ley" deben trabajarse como mínimo (y cito textualmente de la orden de mi comunidad autónoma, Galicia, que puedes consultar AQUÍ, y que evidentemente es muy similar a la orden de tu comunidad en caso de que no seas gallego) en los centros educativos públicos dependientes de dicha Comunidad Autónoma. ¿Y cuáles son estas conmemoraciones o festividades? Pues este año serían las siguientes:

  • El Día Universal de la Infancia (20 de noviembre).
  • El Día Internacional conta la Violencia de Género (25 de noviembre).
  • La conmemoración de la Constitución y del Estatuto de autonomía de Galicia (semana del 1 al 11 de diciembre).
  • El Día de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (10 de diciembre).
  • El Día Escolar de la No Violencia y la Paz (30 de enero)
  • El Día Internacional de la Mujer (8 de marzo).
  • El Día Mundial de los Derechos del Consumidor (15 de marzo).
  • La Semana de la Prensa (Un día de la semana del 6 al 10 de marzo y trabajada evidentemente con periódicos como cita la orden).
  • El Día Mundial de la Salud (7 de abril).
  • La semana del libro (entre el 17 y el 21 de abril).
  • El Día de Europa (9 de mayo).
  • La Semana de las Letras Gallegas (del 9 al 17 de mayo). 
  • El Día Mundial del Medio Ambiente (5 de junio).

Pero además, dice esta orden que en respuesta al artículo 26.2 de la Lei 2/2014, del 14 de abril, por la Igualdad de trato y la no discriminación de lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersexuales en Galicia; que se realizarán actividades para dar visibilidad e inclusión a la diversidad afectivo sexual de todxs, en fechas próximas a las conmemoraciones internacionales de estos colectivos.

Como puedes comprobar, ni Navidad, ni Carnavales, ni fiestas típicas tradicionales o culturales de la comunidad a la que haga referencia. El decreto de calendario establece éstas como mínimo, si bien en el máximo tendemos a tomar otras como cito, que se celebran todos los años. 


¿Qué debemos conmemorar con los niños de hoy? 




Evidentemente son muchas estas conmemoraciones y muchos son los que no las consideran fiestas. Supongo que no todos las trabajamos en su totalidad, porque para esto no nos importa quebrantar la ley. Ojalá fuese así con los estándares de aprendizaje. Pero sin irme del tema, estoy de acuerdo en que son fechas importantes que trabajar en el aula. Algunas me gustan más que otras y yo a nivel personal, metería algunas más, pero me parecen en general, cuanto menos, correctas. 

Más, yendo al tema... ¿Tiene sentido seguir celebrando fiestas como los Carnavales en el centro educativo, en el aula, cuando la aportación de ayuntamientos al respecto es variada y amplia? ¿Qué pueblo, ciudad o aldea no tiene sus pasacalles de comparsas, sus chirigotas, sus fiestas? ¿Es tan importante seguir disfrazándonos año tras año en el colegio, en el instituto?

La verdad es que a mí los carnavales me encantan. Son una fiesta que me resulta divertida, que me gusta para los niños, porque mantiene ese lado imaginativo y hasta dramático de ser por un día quien tú quieras ser. Pero creo honestamente que ya no es tiempo de acercarlo a los niños desde las instituciones educativas, porque ese tipo de tradición y de cultura, ya se transmite desde otros organismos y desde las familias. Además, el mundo globalizado y mediático de hoy por hoy ya nos acerca al elemento más histórico o cultural de la festividad. 

Por el contrario, existen muchas otras conmemoraciones o festividades muy necesarias que en muchas ocasiones pasan desapercibidas, para las cuáles no se emplea tanto tiempo ni tanta celebración. Este es el caso, por ejemplo, del Día Internacional contra la Violencia de género. Esta es una festividad no tan alegre pero con un sentido pedagógico tremendamente necesario en nuestros días. O el Día Internacional de la No Violencia y la Paz. 

En el caso de este día, quizás por su trayectoria, su celebración se ha venido agrandando hasta hacer de él una festividad obligada. Y es que como no podría ser lógico de otra manera, una sociedad que educa para la paz y la no violencia es una sociedad culta, y no la que enseña para pasar el test de aritmética. Por tanto, el carácter pedagógico de las festividades debiera importar. Nos debiera importar. La tradición y la cultura son importantes, trasladar de padres a hijos es importante, pero definamos y delimitemos más lo que realmente importa en los centros educativos. En la escuela y en el instituto se educa para la sociedad, se educa desde el criterio pedagógico y se educa para la diversidad y la inclusión. Ni el Carnaval, ni la Navidad, ni el Magosto nos van a unir como sociedad inclusiva tanto como las conmemoraciones de la vida real, aquellas para las cuales es importante educar en el trabajo y el respeto. Aquellas que necesitan de un día especial para recordarnos que es necesario reflexionar y seguir en el camino de la consecución de mejoras sociales cada día. 



Por último, no quiero despedirme firmando como el Grinch de los Carnavales, que no digo se eliminen. Léase bien y entiéndase la reflexión. A lo educativo, lo que educa; que es fiesta también y se debiera acoger con el mismo entusiasmo y regocijo. Y a la calle, a las familias, a los ayuntamientos y entidades culturales; la tradición y la fiesta.





Zapatero a tus zapatos. 

Refrán popular. 




0 comentarios:

Publicar un comentario

LO MÁS LEÍDO ESTE MES

PARA RECIBIR CONTENIDOS DE LA ATENCIÓN SELECTIVA, INTRODUCE TU EMAIL