Educación domingo, 23 de octubre de 2016

UN TELÉFONO QUE PUEDE SALVAR VIDAS. 900 018 018



Una vez más, volvemos a hablar de bullying.

Los hechos, los actos, las verdades, las creencias, no tienen sentido por sí solas. Dependen siempre del valor que les otorgamos. No somos buenos o malos, o guapos o feos, o "ponga usted esa etiqueta" o bien no la ponga; por sentido propio. Más bien, nuestro conjunto social mueve los hilos para que estas ideas se enciendan. De este mismo modo, no existe el bullying porque haya salido de la nada. Existe porque lamentablemente es una responsabilidad de nuestra sociedad. Una responsabilidad que hemos querido negar durante mucho tiempo, buscando explicaciones, buscando culpables, buscando porqués; pero una realidad ya consumada desde las lágrimas más aterradoras. Las de los miembros más vulnerables de nuestra sociedad. Niños y adolescentes.

Yo misma he sido la primera en culpabilizar y demonizar, en etiquetar, eludiendo responsabilidades. Que si las ratios, que si la inversión en educación, que si el descalabro de la pública, que si el gobierno y sus chapuzas. Y no me malinterpretes, que voy a seguir hablando alto y claro de cómo los recortes están dinamitando lo educativo. Pero hoy no.

Hoy me sumo a aquellos que hacen conciencia y se ven como parte responsable de este problema. Un problema que, recordemos, lleva consigo violencia física, emocional, relacional, palizas, suicidios, muerte. Numerosos casos mediáticos de tragedias como la de Diego y su familia, el asesinato del profesor del centro educativo Joan Fuster, o la reciente polémica por el caso de la niña de Palma; avivan una llama que muestra una cara del mundo educativo y social que no podemos dejar de analizar.




Un teléfono que puede salvar vidas.


Esta semana todos los noticiarios y publicaciones de diversos los formatos se hacían eco de una misma noticia. A partir del 1 de noviembre, entrará en funcionamiento un nuevo teléfono para la denuncia de casos de bullying y violencia escolar. El teléfono no dejará rastros en las facturas telefónicas de los afectados y será gratuito. Además estará en funcionamiento durante las 24 horas del día, los 365 días del año, con anonimato y sin peligro.




Al otro lado del teléfono, profesionales del mundo de la psicología atenderán los casos de acoso escolar que hagan uso de este nuevo servicio. Además, toda una compleja estructura hará que su funcionamiento sea realmente efectivo. Desde la plataforma Google, que dará visibilidad al número de teléfono, hasta la colaboración directa con las fuerzas de seguridad, trabajadores sociales, centros de salud, juristas y fiscalía de menores. 

Estará además adaptado a necesidades individuales del alumnado, pudiendo acceder en caso de hipoacusia o dificultades en el habla. 

 

¿En qué podemos ayudar como padres o profesores?


Lo primero hacer público este teléfono para las posibles víctimas. Informar sobre este número y su funcionamiento, incidiendo en la explicación de su anonimato. Pero también será muy importante hacer ver que no es un servicio exclusivo para las víctimas, sino que cualquiera que presencie un acto de acoso escolar puede llamar para informar de lo ocurrido. Con esto, ganamos en el efecto de radio de arrastre de los acosadores que se mantienen en muchas ocasiones durante largos períodos de tiempo, gracias al silencio de la víctima, pero especialmente de todos los que le rodean.

También es un teléfono abierto a padres y madres de alumnos y alumnas, que podrán comunicarse en caso de presenciar o bien recibir notificaciones por parte de sus hijos de casos de bullying en los centros escolares. E igualmente, este número de teléfono, estará abierto también al profesorado y profesionales del mundo educativo, a los equipos directivos, a cuidadores, docentes, orientadores, etc.; que podrán comunicar casos de bullying producidos tanto en los centros escolares como en actividades extraescolares o fuera del centro escolar, si tuvieran noticias de este tipo de casos. En este sentido, podrán denunciar también casos de ciberbullying que se gestan fuera del entorno escolar, pero que atienden a las relaciones sociales que se producen en sus aulas. Hasta ahora, los profesores estábamos en una situación límbica a la hora de denunciar el ciberacoso, pues este se producía fuera del entorno escolar. Pero en este momento, podemos acudir al nuevo teléfono contra el acoso escolar y denunciar aquellos casos de los que tengamos noticias. 

Una buena manera de introducir la temática de este número de teléfono tanto en las aulas como en las casas, es el porqué de su elección. 018, hace referencia a la mayoría de edad, es decir los 18 años, momento en el cual se alcanzan una serie de responsabilidades y derechos sociales. La cifra hace referencia al campo de aplicación del bullying en las aulas, de 0 a 18 años. Con esta cifra simbólica se quiere hacer referencia a que no existe un límite de edad a la hora de denunciar, padecer, presenciar o ejercer el bullying tanto dentro como fuera de los espacios educativos. Además, con el tiempo se pretende que este número de teléfono pase aser un prefijo simplemente (018), tal como es el caso del teléfono para ayuda en casos de violencia machista (016).

Otras entidades de apoyo.


Esta medida del gobierno, no es la única ni la primera en pretender lanzar una vía de ayuda en caso de bullying o acoso escolar. La fundación ANAR (Ayuda a niños y adolescentes en riesgo) de ayuda a niños y adolescentes, lleva ya tiempo funcionando con un número de similares características, el 

900 20 20 10, 

que cubriendo una gran parte del territorio español, atiende casos de acoso escolar y ciberbullying, así como casos de violencia machista. Desde la prevención y la intervención temprana y el apoyo a las víctimas, y en similares características al servicio que se iniciará a primeros de noviembre por parte de las estructuras gubernamentales. Además, contribuye al establecimiento de comunicación con menores en materias de información sobre la salud, salud emocional, educación sexual, etc.

Podemos también ponernos en contacto mediante otras vías, con otras entidades, fundaciones, asociaciones y ONGs, como estas:

ASOCIACIÓN NO AL ACOSO (AQUÍ).
AEPAE (Asociación española para la prevención del acoso escolar AQUÍ).
AMACAE (Asociación madrileña contra el acoso escolar AQUÍ).
ASOCIACIÓN ESPAÑOLA POSTBULLYING (AQUÍ).

En este fantástico blog de Marcelino Madrigal, tienes un listado por Comunidades autónomas (AQUÍ).


Como ves, toda ayuda es poca, para contribuir de manera ciudadana, desde las casas, desde los centros escolares, desde las entidades sociales y políticas, a modo individual y colectivo, para luchar contra el bullying y el ciberacoso.

Por último, te dejo un par de artículos en los que ya hemos tocado esta temática por si te interesa leer más sobre bullying. Concretamente sobre lo que se esconde detrás de víctima, del acosador y del radio de influencia, AQUÍ; y sobre el nuevo lenguaje en el bullying en donde puedes encontrar vocabulario y explicaciones en materia de ciberbullying, homobullying, sexting, happy slapping, etc., AQ.


Nadie te puede hacer sentir inferior sin tu consentimiento.

Eleanor Roosevelt.
 
 
 

También te gustará

0 comentarios

Suscríbete a la Newsletter

Recibe mis publicaciones en tu email y no te pierdas nada.

Ganadora del Concurso Reinventa los clásicos de Vicens Vives

Estoy en madresfera

PREMIO V CERTAMEN LA EDUTECA EN LA SECCIÓN MEJOR BLOG DE PROFESORES