DE METAS, SUEÑOS Y BITÁCORAS.



Como seguramente sabrás si eres aficionado al mundo blogger, o si no te lo contamos aquí, en estos momentos se están celebrando los Premios Bitácoras 2016. Y hablar de los Premios Bitácoras es hablar de prestigio y de sueños, pues estos son uno de los premios más representativos y populares del mundo de la comunicación mediante esta amada plataforma que es el blog.
Para un modesto blog como este que estás leyendo, es un reclamo sin igual participar en este tipo de premios, pues así puede darse a conocer a nuevos lectores o bien establecer relaciones con otros blogs participantes. Por tanto el hecho de estar en la clasificación, dentro de los cien primeros, es para nosotros un grandísimo orgullo. La fase de votaciones ya se ha abierto hace más de dos semanas y finalizará en unos días, pero no es hasta ahora que voy a pedirte ayuda. Tu ayuda para hacer uno de nuestros sueños realidad. Un minuto de tu tiempo a cambio de algo muy grande que te cuento después, sobre metas, sueños y bitácoras.

Así que primero nos sacamos de formalidades y te cuento que pinchando en esta imagen, puedes votar por La atención selectiva. Así de fácil. Simplemente te pedirá que te loguees con tu cuenta de Facebook o de Twitter (nada que no hayas hecho antes) y abajo a la izquierda pinchas en votar. Ya está.




Sí, ya está. Tan simple como esto y has colaborado para que se cumpla uno de nuestros sueños. Casi nada.


Sueños y metas.


Los sueños. Esos proyectos inalcanzables que todos tenemos, ese tocar con la punta de los dedos, esa lotería; son una traducción de lo que conocemos en un plano más terrenal como metas. Una finalidad en la vida, en el trabajo, en el desarrollo personal, en nuestras relaciones personales. Un objetivo, algo por lo que luchar, por lo que esforzarse. No cabe duda, nuestra mayor meta es cumplir nuestros sueños.

No existe mayor motivación para el ser humano que fijarse metas, soñar,... Está demostrado y hay evidencia empírica (teoría de la fijación de metas de Edwin Locke, por ejemplo) de que la consecución de una meta, constituye una gran fuente de motivación, pues este trabajo actúa como un estímulo interno desencadenante que nos retroalimenta. Las metas son un refuerzo positivo que nos incita a la acción. De hecho, a mayor dificultad en nuestras metas, nuestros sueños; mayor será el desempeño en conseguirla. Si bien, pareciera lógico lo contrario (es decir, con el establecimiento de una meta fácil, más llevadero será el esfuerzo empleado en conseguirla); cuanto más difícil nos resulta un objetivo, más disfrutamos de la consecución de éste. 

Así, tenemos que las metas son imprescindibles en cualquier actividad, puesto que centran la atención y concentración en una tarea, aumentan los niveles de persistencia, contribuyen a la elaboración de estrategias,... En general, mejoran nuestro rendimiento y nos hacen sentir mejor, aumentando nuestra autoestima.

Metas y bitácoras.


Cómo negarse entonces a promocionar lo que nos mueve, lo que nos motiva para conseguir transmitir nuestros intereses a más gente. Ese es el sueño, esa es la meta. Transmitir, contar, escribir,... 

Gracias por hacer de esta meta, una realidad.




Verdad son los sueños mientras duran; pero ¿qué es vivir sino soñar?

Alfred Tennyson.



0 comentarios:

Publicar un comentario

LO MÁS LEÍDO ESTE MES

PARA RECIBIR CONTENIDOS DE LA ATENCIÓN SELECTIVA, INTRODUCE TU EMAIL