coaching martes, 2 de febrero de 2016

INFOGRAFÍA: EL ABC DE UN DÍA OPTIMISTA

El optimismo es la tendencia a percibir y entender todo lo que nos rodea desde un prisma eminentemente positivo.

Cuando nos mostramos optimistas, hacemos una valoración de acontecimientos futuros de un modo favorable, sintiendo que seremos capaces de afrontar todos los problemas y dificultades que nos encontremos en la vida.

De este modo, se consigue ver el lado positivo de cada circunstancia (por más dura que ésta sea) que nos topemos, fomentando la toma de decisiones y la creatividad en la elección de soluciones frente al desánimo y la inconstancia.

Pero, no se debe confundir el sentimiento optimista con el sentimiento influido por el sesgo optimista. Estamos ante un sesgo optimista cuando analizamos de un modo incorrecto (sesgado) la realidad que nos rodea, prediciendo resultados positivos y eludiendo los posibles riesgos de nuestras acciones. Igualmente, este es uno de los sesgos que más favorecen al ser humano, considerándose un sesgo extendido y de incidencia en toda la población con excepción de las personas que padecen trastornos depresivos.

De hecho, ser positivo, disminuye del estrés, fomenta relaciones positivas, aumenta la resiliencia, inicia procesos de cambio, aporta paz interior, fomenta la autoestima, etc. Por tanto, ¿cómo mantener pensamientos positivos durante un día entero? ¿Como luchar contra el pesimismo de una sociedad barrida por medios de comunicación de masas, por los poderes económico políticos, por el declive social? No te mentiré, no es tarea sencilla y requiere de entrenamiento diario y constante, pero puedes empezar por estos sencillos consejos que te brindo en esta infografía. El ABC de un día optimista.









Y tú, ¿qué haces para enfrentar de forma positiva tu día a día?

Cuéntamelo en comentarios. Comparte conocimiento.

También te gustará

2 comentarios

  1. Pues si, el pensamiento positivo es necesario, alejarse de el lenguaje agresivo es un paso importante a mi parecer. Quejarse por todo no es nada positivo, y bueno, puedo decir que tengo un pensamiento bastante optimista y algo soñador. Eso es bueno no? El sesgo ya es otro tema, un poco siempre viene bien :)
    Buena infografía ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mónica. Soñar es fantástico. Ojalá lo hubiese descubierto antes. No digo que cierta dosis de realidad no sea necesaria, pero si no soñamos... ¿Qué nos queda? Un beso grande. A ver si este fin de semana tienes algún gmail mío. :D

      Eliminar

Suscríbete a la Newsletter

Recibe mis publicaciones en tu email y no te pierdas nada.

Ganadora del Concurso Reinventa los clásicos de Vicens Vives

Estoy en madresfera

PREMIO V CERTAMEN LA EDUTECA EN LA SECCIÓN MEJOR BLOG DE PROFESORES