Crianza jueves, 14 de enero de 2016

DESMONTANTO LA POLÉMICA DE BESCANSA.

Nadie a día de hoy es ajeno a la polémica suscitada por Carolina Bescansa ayer en la Constitución de las Cortes Generales. Un escenario que no tardaría en volverse viral en las redes y a quitar todo el protagonismo al electo Patxi López para Presidente de un Congreso que...

¿ha cambiado?

Puede que sí. Porque más allá de la idoneidad del acto de la número tres de Podemos, un mensaje ha calado en la opinión pública. 

Es necesaria una revisión de las políticas de conciliación de la vida familiar con la vida laboral.

Lamentable, ¿verdad? Que existan múltiples plataformas de apoyo a un cambio en la conciliación, páginas web, proyectos, y en general, multitud de mujeres y hombres que luchan día a día por la conciliación en este país y...; fíjate, un simple acto le da toda la visibilidad que no pudimos darle hasta ahora. ¿O no?


Imagen www.navarra.com


¿Demagogia? 
¿Populismo? 
¿Altruísmo? 

Veamos de qué va esta historia realmente, pero para ahorrarte el resto de las letras, vaya primero mi postura. Para mí, este gesto ha significado compromiso. Compromiso con una idea de crianza que todavía no se contempla, compromiso con el amor al trabajo y a tener una vida plena más allá de la maternidad y en consonancia con ésta, compromiso con las mujeres y hombres que nos vemos representados, esa porción de la población que soñamos con una conciliación real algún día. 

Pero, más allá de opiniones personales, lo que resulta más chocante es el número ingente de críticas que ha recibido Carolina Bescansa. Y esto me ha hecho pensar: ¿realmente es novedoso este acto de la política de Podemos?

Me temo que no. Hagamos memoria.


Política y conciliación.


En verano del año pasado, Daniela Aiuto, la representante del partido Movimiento 5 estrellas en  el Parlamento Europeo, acudía también con su bebé de tres meses a una sesión plenaria. La política italiana argumentó en su momento la toma de una decisión criticada (no con tanta notoriedad) y aplaudida a partes iguales, fundamentanda en la pura necesidad dada la edad de su hija lactante. El partido al que pertenece Daniela Aiuto no se define ni de izquierdas ni de derechas, habiendo captado votos de los antiguos partidos tradicionales de ambas vertientes. 


Imagen de www.chietitoday.it


Iolanda Pineda, senadora representante del Partido socialista en España, acudía en 2012 a un pleno del senado para aprobar la votación telemática en caso de baja por maternidad con su bebé de dos meses. Ante la necesidad de su hijo para comer, Pineda paralizó el pleno y atendió a su hijo primero. Esta actitud no fue censurada o criticada sino que fue aplaudida en su momento por toda la cámara.



Imagen de www.elperiodico.com


En 2010, Licia Ronzulli era aplaudida en el Parlamento Europeo cuando acudía porteando a su hija recién nacida. Representaba al partido italiano de centro derecha Pueblo de la Libertad, el cual presidía Silvio Berlusconi. 

Desde entonces, los medios europeos han visto crecer literalmente, a la hija de la política italiana.



Imagen de www.india.com


Hanne Dahl, política danesa del grupo Independencia y democracia (movimiento euro-escéptico), acudió en 2009 al Parlamento Europeo con su bebé de dos meses. Se le conoció a partir de este momento como la euromamá



Imagen de http://news.xinhuanet.com


¿Quieres que vayamos más atrás en el tiempo? 

1991. Sí, hace 25 años que Ninés Maestro, diputada por Izquierda Unida, acudía al Congreso con su bebé recién nacido y allí le daba de mamar.

Imagen de www.nuevatribuna.es



¿Te suenan todas esas quejas sobre por qué Bescansa no dejaba a su hijo en la guardería del Congreso? Pues bien, fue gracias a esta mujer que se creó esta guardería. Gracias a esta mujer que dio ese primer paso para hablar de conciliación. Esta mujer, que ya años atrás era la protagonista de una imagen que se repetía ayer en el Congreso.


Por tanto, si otras mujeres lo han hecho antes, y mucho antes... ¿Qué hay realmente detrás de las críticas a Bescansa?



Desmontando la polémica.


Nos guste o no, se critica el modelo de crianza. 

A Bescansa no la han criticado como política, la han criticado como madre. No han criticado una falta de responsabilidad en el trabajo, o una dejadez; han criticado que empleara a su hijo para hacer promoción política. Por tanto, han juzgado su modelo de crianza y su decisión a la hora de conciliar. A pesar de las declaraciones en las que dio a entender que su decisión partía de dos propósitos, el meramente visual y el de pura necesidad; se entendió que aquel no era lugar para un bebé, que esa no era una manera de conciliar, que todo era un teatrillo oportunista.

La polémica una vez más nos demuestra el poco conocimiento que tenemos en cuestión de ideología y mentalidad a la hora de abordar la conciliación. Y seguiremos. Pues queda mucho por trabajar y por cuestionar, pero hay algo que no le podemos negar a Carolina Bescansa. Ayer se hizo historia. Todo un país hablando de lo que deberían hacer los políticos en materia de conciliación. Ayer se vio en todos los telediarios, en las redes, en la prensa, la realidad de muchas mujeres, incluida la mía. Ayer se materializó un problema que sólo en ese mismo escenario, el del Congreso, puede tener solución.


Ayer se vio el problema y por tanto ahora existe, así que gracias, Carolina Bescansa.



También te gustará

15 comentarios

  1. ¡Hola Elvira!

    La verdad es que se ha armado gorda con esto. Sin embargo, no sé qué postura tener, porque es cierto que una madre se puede llevar a su hijo al trabajo aunque esté mal visto, pero dar de mamar a un bebé de forma pública ya no me gusta, porque considero que se puede hacer en privado. ¿Qué está en su derecho? Totalmente, pero pudiendo hacerlo en privado veo innecesario hacerlo de forma pública.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Bea!

      Gracias por pasarte una vez más por aquí. Verás, para mí es bueno que se líe gorda con algo así y malo a la vez. Me explico. Es bueno porque el problema se hace visible, ese problema que a tantos nos afecta; y es malo, porque significa que mientras haya polémica hay mucho más que trabajar al respecto.

      Con lo que dices acerca de dar de mamar, que un niño pequeño coma (podemos verlo desde el lado del pequeño que es el protagonista y no su madre en este momento) debería ser visto como un acto natural, no como algo tabú en pleno s. XXI. Pero entiendo perfectamente que no te sientas cómoda con las imágenes, pues en las últimas décadas se ha hecho una campaña de marketing aplastante con leche de fórmula que se ha valido muy bien de ese tabú que tenemos por ver una desnudez donde simplemente hay un acto cotidiano. En lo personal han skdl pocas las veces que le he dado a mi hijo de mamar en público, pero no porque no quisiera, sino porque la sociedad te hace sentir incómoda, cuando lo que estás haciendo (lo que tu hijo está haciendo) es de loás normal, de lo más bello y de lo más natural.

      Estoy segura de que en unos años, se cambiará mucho de mentalidad en este aspecto y tú misma lo verás con otros ojos.

      Un beso grande, Bea.

      Eliminar
  2. Por qué se tiene que esconder para dar de mamar? Es pecado? Es indecoroso? No tendría que tener una valoración tan negativa porque es el primer acto natural que cualquier persona de manera innata hace desde que nace. Es un acto de vida y amor. Es un derecho del bebé y de la madre y debería de estar penado coartar la libertad de las madres a cuidar de sus hijos como seres humanos con las necesidades propias que tengan. Lo que hizo no es una falta de respeto a nadie. Hay tanta deshumanización en esa crítica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Juanjo. Bienvenido a La atención selectiva.

      Es cierto todo cuanto dices, o al menos, yo soy de tu misma opinión. Pero ante la deshumanización, información. Yo creo que a pesar de las letras maduras de Bea, no estamos viendo que no ha vivido experiencias que la hayan acercado a este modo de entender la maternidad, pues es muy joven. Pero estoy segura de que con el paso del tiempo, como nos pasó a todos lo entenderá.

      Yo también creo que debería estar penado con la ley, especialmente a aquellas personas que te meten la leche de fórmula quieras o no quieras. Hablo de pediatras, enfermexs, etc.

      Gracias por tu aporte.

      Eliminar
  3. No veo a una madre o un padre llevar a su hijo a una refinería, una siderurgia, cementera, central eléctrica, quirófano, enfermería, parque bomberos, cuartel de policía, cuartel miliatar, ¿no tienen derecho como madre o padre trabajador? pero prima antes conceptos como la seguridad laboral, o simplemente que un empresario paga a un trabajador por su trabajo no porque cuide a su hijo, los que no tenemos o no queremos tener hijos pero nos dedidacamos a estudiar ¿podemos abrir los libros en horario laboral?, ¿que me dicen de los que en vez de tener a su cuidado un hijo tienen a un padre o una madre enagenado o a un hermano o primo con minusvalía ¿lo pueden llevar al trabajo? ¿estaría el empresario dispuesto a un "disculpe jefe que tengo que dar de comer a mi padre o madre, ya acabaré el trabajo más tarde"?
    Muchas madres y padres, más que pedir por poder criar su hijo en el trabajo, piden tener tiempo, licencia para criar a su hijo en caasa, poder abandonar el puesto de trabajo cuando el hijo/a se pone malo/a; vamos cosas más sencillas.

    Y criticar la escenificación de Carolina, no es criticar la labor como madre, pues ni la sé ni me importa, la critico por su escenificación en el parlamento, en la política, cuando va a los platós de televisión no aparece con el hijo ¿es por ello mala madre? ni mucho menos me da por pensar, pues su vida privada, la que no hace pública, no me importa, no sé si tiene o deja de tener pareja, ni la critico como buena esposa, amante o compañera, tan solo de pretender una escenificación que dista mucho de la realidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola y bienvenidx a La atención selectiva.

      Primero que nada agradezco tu punto de vista enriquecedor de lo que significa la conciliación, me encantaría dirigirme a usted por un nombre, pero igualmente gracias por su aporte.

      Con realación a las dieferentes profesiones y la idoneidad de llevar a lxs niñxs al trabajo, le cuento que estoy totalmente de acuerdo con usted. Ningún trabajo de adulto es lugar para un niñx. En eso estamos de acuerdo y probablemente también lo esté Bescansa. Eso no quiere decir que la presencia de éstes en lugares públicos al servicio de una mejora de nuestra sociedad sea necesario u oportuno. Para mí el gento de Carolina Bescansa fue simbólico y obviamente planificado. Dudo mucho que lleve a su hijo en otra ocasión al Congreso, pues lo que quería ya se ha producido. Hoy, ayer, antes de ayer y por unos días se hablará de conciliación. Hoy respondo a su comentario gracias a esta imagen, pero desde luego no es la solución, o al menos mi idea de conciliación no es esta. Veo que la suya tampoco. En esto estamos de acuerdo.

      Con la crítica que se hace a Carolina, yo he dado mi opinión personal y la he fundamentado en el hecho de que no es la primera, de que mujeres de todas las ideologías lo han hecho antes y de que no se ha juzgado su nivel de competencia dados los comentarios escuchados o leídos en diferentes medios de difusión y comunicación. Me parece que esa dramatización de la que habla, de hecho, es algo bidimensional. Usted, por ejemplo, lo ve como algo negativo, el hecho de aprovechar esa situación con fines políticos. Yo, en cambio lo veo como algo positivo, y creo que es precisamente en este campo en el que es necesaria esta escenificación, porque es en el Congreso en donde se puede algún día, aprobar una Ley de Conciliación real. Esa de la que usted también habla, que icluya no sólo a mujeres, no sólo a madres, que sea universal. Esa, vamos a pensar, venidera Ley que regule como comenta el tiempo de crianza en casa, el cuidado de la familia, la realación con las empresas, etc.

      Lo que más me gusta en este tema, estimadx, es que aun en las posiciones más enfrentadas, encontramos siempre un término común.

      Gracias por sus letras.

      Eliminar
  4. Hola,
    No sé si esto sirva para tomar conciencia de lo esencial que es la conciliación del trabajo y la vida familiar, puesto que existen muchas trabas para nosotras como Madres, que queremos un horario para poder atender a nuestros hijos y no se facilita. En mi caso no puedo llevar a mi hijo a la cafetería donde trabajo. No olvidaré el día que presente mi solicitud en una guardería pública para dejar a mi pequeño al cuidado mientras yo trabajo, y no aceptaron mi solicitud al alegar que como no tenía empleo, yo podía cuidar de él, qué ironía!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María. Primero que nada, siento la tardanza. Y lo segundo, créeme que te entiendo. Por desgracia, en este asunto de la conciliación, muchos compartimos un gran dolor, una frustración, un momento de tristeza por tener que separanos de nuestros hijos. Como he mencionado en otros comentarios, así como en el blog, no creo que Bescansa lo hiciera como un propósito en sí mismo, llendo a trabajar tdos los días con su bebé. Cosa que se ha demostrado pues no lo ha vuelto a llevar. Supongo que esto ha sido un gesto simbólico, para que la conciliación tenga visibilidad pública. Al igual que otras muchas han hecho con anterioridad. Señal de que algo está cambiando.

      Espero que estés disfrutando de tu pequeño en la medida de lo posible y te agradezco de corazón tu aporte.

      Eliminar
  5. Hola,
    No sé si esto sirva para tomar conciencia de lo esencial que es la conciliación del trabajo y la vida familiar, puesto que existen muchas trabas para nosotras como Madres, que queremos un horario para poder atender a nuestros hijos y no se facilita. En mi caso no puedo llevar a mi hijo a la cafetería donde trabajo. No olvidaré el día que presente mi solicitud en una guardería pública para dejar a mi pequeño al cuidado mientras yo trabajo, y no aceptaron mi solicitud al alegar que como no tenía empleo, yo podía cuidar de él, qué ironía!.

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo con lo que dices, gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias po r tu comentario, Pili. Sentí que debía dar las gracias. E igualmente a ti, por formar parte de la opinión en La atención selectiva. Un saludo.

      Eliminar
  7. ¿Por qué no tomamos este asunto por lo opuesto?, prestemos atención al acto antinatural de dejar nuestros hijos al cuidado de un tercero, para poder concurrir a un trabajo, eso es inmoral.
    ¿Puede una madre prestar 100% de atención a sus funciones laborales mientras está alejada de su hijo/a lactante?.
    La naturalización de este hecho nos transformó el modo de ver las cosas, es más justo y sano que una madre “abandone” a su hijo/a para cumplir su función que el niño acompañe a su madre a su lugar de trabajo.
    Pienso que este tipo de hechos empieza a marcar las bases para una humanidad más sana psíquicamente, el orden natural es la madre y el hijo como una unidad en los primeros meses de vida, y esto no quiere decir que la madre es un objeto carente de voluntad, ideas e independencia laboral y económica, todo lo contrario, una madre es capaz de criar y trabajar, y el resto de la sociedad, tiene que colaborar en esta práctica, con legislación que acompañe los derechos a la lactancia, adecuación delos espacios laborales y sobre todo comprensión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podría estar más deacuerdo, Leonardos. Aportas un punto de vista realmente atractivo. La naturalidad. Esperemos que hechos como este favorezcan a, como tú dices, esa sociedad más sana. Desde La atención se3lectiva, abgamos por esto en todos los planos de la vida.
      Gracias por tus sabias palabras.

      Eliminar
  8. Pues desde mi humilde opinión, me parece muy bien lo que ha hecho, y obviamente ya quisiera haberlo podido hacer yo, que he tenido que dejar a mi hija con personas desconocidas para ir a trabajar, pues no tengo familia, y obviamente no puedo "cargarles" a ellos ese trabajo.
    Creo que hay mucho por hacer, nos quejamos de la conciliación familiar, pero luego son las mujeres las primeras que la han criticado O.o
    Muy buen post!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Fantástica reflexión, Sandra! Sobre todo en la parte de la crítica. De hecho, esto es lo que da para hablar el fenómno a toro pasa de Bescansa, de la crítica. Si esta crítica no existiera, ya tendríamos conciliación.

      Hagamos pues todos juntos. Gracias por tu grano de arena y por tus palabras. ¡Nos leemos!

      Eliminar

Suscríbete a la Newsletter

Recibe mis publicaciones en tu email y no te pierdas nada.

Ganadora del Concurso Reinventa los clásicos de Vicens Vives

Estoy en madresfera

PREMIO V CERTAMEN LA EDUTECA EN LA SECCIÓN MEJOR BLOG DE PROFESORES