Crianza domingo, 3 de enero de 2016

ANTES DE COMPRAR UN JUGUETE LEE ESTO, POR FAVOR.

En plena recta final de compras navideñas, en este momento crucial en la adquisición de artículos infantiles y juguetes, te pido por favor, que leas estas líneas.

Después de hacerlo, puedes opinar libremente, o catalogar el texto de feminazi o simplemente asentir y no hacer nada al respecto. Pero léelas, aunque sólo sea para pasar el rato. No soy una especialista en la temática ni una opinóloga de altas letras (en otras ocasiones he escrito sobre esto y no he salido muy bien parada...), pero soy madre y confía en mí, esto es importante.


Vivimos en una sociedad inundada por la esterotipia más radical y más deshumanizada, la que se mete en nuestros hogares por medio de nuestros hijos.

Para entender una afirmación, a primeras tan severa, te voy a explicar un concepto tan cotidiano (de esos que como reza el slogan de esta casa, es paradójico pero tiene un porqué detrás) como es la categorización social. Este proceso, nos lleva (junto con condicionantes económico sociales) a caer en conductas sexistas. Pero te lo explico paso por paso.


Categorización social y estereotipos:


La categorización social, es un concepto acuñado por la psicología social, que viene a definir a aquellos procesos cognitivos autómatas que nos permiten ordenar y procesar la información que recibimos de nuestro entorno, de un modo eficaz y rápido.  

Este fenómeno cognitivo, una vez más, tiene un origen evolutivo. Nuestros ancestros, necesitaban organizar la información que recibían de su entorno de forma inmediata, pues cada día era un desafío para su supervivencia. De este modo, cualquier estímulo que percibían podía ser una señal de peligro (fuego, animal salvaje, planta venenosa, fenómeno atmosférico adverso,...) y esto provocó que este proceso cognitivo se convirtiese en esencial para la supervivencia, y en consecuencia, se perpetuase en nuestra especie. 

Por este motivo, tendemos a prejuzgar a personas o situaciones desde puntos de vista sesgados, para ahorrar tiempo a la hora de almacenar la información que percibimos. 

Te propongo unos ejemplos. ¿Cuál es la asociación que haces de estos grupos de  palabras?:


  • Mujer, guapa, rubia
  • Anciana, pasatiempo
  • Inmigrante, bajo estatus, joyas

Probablemente tú, no seas prejuicioso. Pero cabe la posibilidad de incurrir en errores estereotipados como "tonta", "ganchillo" o "ladrón"


Pero es más, te lo pongo aun más sencillo:

  • Discapacitado ("silla de ruedas")
  • Feminista ("feminazi")
  • Judío ("rico")
  • Muñeca ("de niña")
  • Coche ("de niño")



Qué fácil es caer en los estereotipos, ¿verdad? Especialmente en los de género. ¿Les ponemos imágenes?





Todos nosotros, sin excepción, mantenemos ciertas creencias relativas a las características que tienen hombres y mujeres por un simple motivo: la pertenencia a uno de estos grupos. Pero la visión que nosotros tengamos, está influida por la categorización social y no necesariamente es real. Por este motivo, es tan fácil caer en el prejuicio, en el estereotipo, el sexismo.


El sexismo benevolente y la infancia.

 

La conducta sexista, es una actitud fundamentada en la creencia de la inferioridad de las mujeres como grupo social. Como es lógico, esta actitud es reprobada por nuestra sociedad y está más que sancionada, por lo cual nuevas formas de sexismo están surgiendo como consecuencia de la categorización social y por extensión, por los beneficios económico sociales que de del sexismo se han derivado.

Y de este modo surge el sexismo más encubierto. 

El sexismo benevolente, entiende a las muejeres como perfectas esposas, madres ideales y entidades románticas que se encuentran en una situación de inferioridad ante el hombre, y que necesitan de éste para que les cuide y proteja. Este tipo de sexismo es el más empleado en la infancia. 

Por este motivo, todos nosotros estamos obligados a defender y advertir a nuestros niños y niñas del sexismo más "protector". Una niña no necesita que la salven, puede valerse por sí misma, si tú se lo permites. Y un niño, no necesita ser un super héroe en acción cada vez que lo necesiten. Tiene derecho a librar sus batallas desde la libertad, no desde el género.


Y sí, en este punto sé lo que estarás pensando... Otra feminazi más, ¿de dónde saca estas historias? Pues es muy sencillo y ya acabo. Son paradigmas del sexismo moderno.  


#Soyquiendecide en la lucha contra los neomachismos.


En la actualidad existe una tendencia a tildar de exageradas o inciertas las opiniones de personas que defienden conceptos feministas apoyados en la ciencia de la psicología social, bajo el pretexto de considerarlos discriminatorios hacia el hombre. 

De este modo, escuchamos  y leemos constantemente que ya no existe una desigualdad entre hombres y mujeres, que no existen diferencias de salarios, que si la discriminación positiva es racismo, que si la paridad (recuerda ESTE ARTÍCULO), 

QUE SI LOS JUGUETES NO ESTÁN ESTEREOTIPADOS... 


Si eres de esas personas que consideran que las compañías de juguetes lo están haciendo todo muy correctamente y que los juguetes no se están empleando como arma para apartar a las niñas de los ámbitos científicos y de alta competencia; probablemente estés incurriendo en el sexismo moderno o neosexismo. 

Oye, no dejes que tu genética  y tu cultura condicionen tu intelecto. Vamos a hacer algo, ¿no? 

Ya hemos visto lo fácil que es caer en prejuicio sexista. Colaboremos de algún modo para que las generaciones venideras no continúen el acerbo más repugnante de nuestra especie. Hagamos algo más por nuestra infancia y empecemos desde hoy mismo. 

¿Quimera?
¡Yo me sumo!

Me sumo al equipo de los que hacen bien las cosas. Me sumo al equipo de los que trabajan para romper con los prejuicios sexistas. Me sumo a las personas que luchan por una infancia más libre y más justa.  Me sumo a la campaña #soyquiendecide (de la cual ya hemos hablado en este blog), que proponen Alba Alonso Feijoo desde su plataforma REALKIDDYS y MADRESFERA, la gran familia de blogs relacionados con la maternidad.


Por este motivo puedes ver esta insignia en este blog, desde hace unas semanas. Insignia la cuál tú también puedes compartir.




También tú puedes formar parte de este gran proyecto que lucha por una infancia mejor. Difunde, usa el hashtag, promociona, corre la voz. Es necesario aportar algo de luz a nuestro ADN. Porque no podemos consentir que decidan por nosotros a la hora de educar a nuestras hijas, a la hora de encasillar a nuestros hijos. El sexismo existe, igual que los estudios científicos que lo aseveran. 

Hagamos algo.



El progreso social puede ser medido por la posición social del sexo femenino.

Karl Marx.



Recordémoslo antes de comprar un juguete.







También te gustará

0 comentarios

Suscríbete a la Newsletter

Recibe mis publicaciones en tu email y no te pierdas nada.

Ganadora del Concurso Reinventa los clásicos de Vicens Vives

Estoy en madresfera

PREMIO V CERTAMEN LA EDUTECA EN LA SECCIÓN MEJOR BLOG DE PROFESORES