Educación sábado, 26 de septiembre de 2015

6 PELÍCULAS PARA INICIARSE EN LA INTELIGENCIA EMOCIONAL.

La inteligencia emocional ha supuesto una gran revolución en nuestros días, tanto a nivel laboral, como educativo, como social. Ya podemos olvidarnos de las titulaciones y los aspectos clásicos requeridos para un puesto de trabajo o cualquier otro evento. En nuestra época priman más otro tipo de habilidades como la asertividad o la capacidad de liderazgo o de trabajo en equipo, entre otros.

Daniel Goleman se muestra como pionero dentro de este campo que si bien comenzó ligado a lo empresarial, cada día gana más adeptos en el mundo educativo (entre otros). En palabras del propio Goleman,

"Inteligencia emocional es la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos, los sentimientos de los demás, motivarnos y manejar adecuadamente las relaciones que sostenemos con los demás y con nosotros mismos".

La revolucionaria teoría de Goleman ha llegado para quedarse. Un creciente interés en la diversificación de las habilidades y de la inteligencia, evidencian un camino que postula por la asertividad, la empatía o el autoconcepto. Las actividades fundamentadas en la potenciación de las habilidades sociales, el manejo de los sentimientos o el auto conocimiento, son empleadas a la par que los números, las letras o las notas musicales. Un nuevo amanecer educativo nos acontece en clave de emoción y qué mejor modo de llegar a esta emoción en los más pequeños que las películas de animación.



El cine es un recurso tanto intelectual como emocional del que todos podemos hacer uso. Más allá de problemáticas con el respeto de la propiedad intelectual, es nuestra labor como docentes, como padres, acercarlo a los más pequeños. Por otro lado, la inteligencia emocional está enormemente representada en este campo, pues la búsqueda motivacional en el espectador lo acerca a la empatía, al sentimiento de lo que ve reflejado en la pantalla.

De este modo, abordar la inteligencia emocional para su aprendizaje no es un hecho que se resuelva con una actividad o unas simples horas dedicadas. Multitud de aspectos pueden ser tratados transversalmente dentro de este campo, por lo cual es necesario un trabajo a largo plazo. Pero para comenzar a abordar una educación emocional, pueden servirnos de base algunos de los aspectos o ejes disciplinares de la inteligencia emocional. Veamos algunos ejemplos.


EMPATÍA - Ponyo en el acantilado (2.008)


La empatía es una capacidad tanto cognitiva como emocional, consistente en la apreciación de los sentimientos de otra persona y el hecho de vivenciarlos como propios. En un lenguaje más asiduo se ha venido concretando como la capacidad de ponernos en el lugar del otro.

El trabajo de la empatía en el aula favorece la interpretación de las necesidades de los otros. Para conseguir un mejor clima de trabajo en el aula, así como en casa, es imprescindible el ejercitarla para mejorar las relaciones profesor-alumno, padre-hijo, entre iguales, etc.

Ponyo en el acantilado es una obra del maestro del anime Hayao Miyazaki. Si quieres motivar la atención de un niño, éste es el director de directores. Oro en imágenes e historias. Ponyo en el acantilado es una revisión del cuento de La Sirenita de Andersen en la que su protagonista Ponyo, la niña pez; huye de clichés made in Disney para mostrarnos la cara de una niña decidida y desecha de estereotipos. Una película de niños para niños, que nos muestran el verdadero valor de entenderse más allá de la imagen o la condición física. Empatía en estado puro.


ASERTIVIDAD - Brave (2012).


La asertividad es una conducta intermedia entre dos polos opuestos como son la agresividad y la pasividad. De este modo, un estilo asertivo es aquel que empleamos cuando hacemos ver nuestras opiniones de un modo contundente y equilibrado, pero sin lastimar o agredir a los demás intencionadamente. La asertividad es un bien escaso en nuestra sociedad por lo cual su trabajo en el aula se hace imprescindible. Educar a los niños en la asertividad, supone educarlos en el respeto de las opiniones de los demás y en la libertad para obrar y expresarse. Por otro lado, un clima asertivo en el aula es decisivo para que la relación entre un profesor y su alumnado fluya de manera sana y eficaz.

Y si hay un film plagado de asertividad allá donde se mire, este es Brave. La historia de una guerrera de corazón enorme e ideales firmes. Otra quebrantaestereotipos que se enfrenta a toda su familia y su reino por vivir a su manera. El mejor ejemplo de asertividad que podemos darle a la infancia, que nos rebatan nuestras ideas más estáticas.

TRABAJO EN EQUIPO - Big hero 6 (2014)


El trabajo en equipo es una de las técnicas empresariales más populares de los últimos tiempos. Numerosos estudios avalan el poder positivo que emana de la repartición de tareas y del trabajo codo con codo con el otro. Trabajando en equipo se fomenta el compañerismo y el aprendizaje por imitación. Por este motivo no es para nada extraño que esta práctica se haya instaurado en el mundo educativo de la mano del trabajo cooperativo, fundamental en las pedagogías actuales.

Y como ejemplo del trabajo en equipo, el de esta panda y un gran héroe robot, Big hero 6. Sacada del cómic con el mismo nombre de Marvel, nos cuenta la historia de cómo trabajar juntos nos ayuda a superar incontables barreras sin importar las características personales de cada integrante.





AUTOCONCEPTO - Up (2009).


El autoconcepto supone el conjunto de características físicas, intelectuales, sociales, afectivas, etc. que nos formamos de nosotros mismos a lo largo de la vida. Se trataría de nuestra manera de vernos, de reconocernos, de verificar nuestra imagen. El autoconcepto no es estático, cambia con el transcurso del tiempo y es promovido por el aprendizaje.

Como toda creencia es cognitiva y su aplicación en el aula, como en la vida, es fundamental. Depende directamente de la autoestima y nos ayuda a mejorar nuestras relaciones sociales. 

Y una herramienta de lujo para trabajar el autoconcepto es  la conocida película Up, desde el punto de vista de sus dos personajes principales. Dos ideas totalmente opuestas de la vida que se encuentran en un sinfín de aventuras. Si no las has visto ya, ¿a qué esperas? Es imprescindible.




AUTOESTIMA - Shrek (2001).


Como te decía antes, el conjunto de todas las creencias que poseemos de nosotros mismos (autoconcepto) es una evaluación personal. Si esta evaluación es positiva, tendremos una buena autoestima. Si por el contrario es negativa, tendremos poca autoestima. Y autoestima es precisamente esta valoración que incide en cómo nos sentimos con nosotros mismos, hacia los demás, en relación a la sociedad, etc. 

No hace falta que diga lo importante que es fomentar la autoestima en los niños, pues esto es algo que cualquiera debe presuponer. Pero lo cierto es que incidir en una autoimagen positiva, genera buenos resultados tanto académicos, como sociales. Si estás interesado puedes echarle un ojo a esta entrada sobre el EFECTO PIGMALIÓN, donde lo explico más ampliamente.

Y si hay una película que nos ha mostrado a todos lo que es la autoestima, ésta es Shrek. Esta oscarizada producción de Dreamworks supone un antes y un después a la hora de afrontar el mundo de los cuentos de hadas. Divertida y tierna a partes iguales, es un tesoro para el trabajo del autoconcepto y la autoestima.

 

RESILIENCIA -Mi vecino Totoro (1988).


La resiliencia es la capacidad de sobreponerse a dificultades, situaciones traumáticas, momentos de intenso dolor emocional, etc. Se trata de un concepto que viene siendo empleado en relación a los últimos hitos sociales, resultados de la globalización y del mal reparto económico de los bienes y riquezas, así como por su estrecho vínculo con las emociones más puras.

El trabajo de la resiliencia en el aula impulsa el pensamiento creativo y la superación personal. No hay mejor modo de entender la inteligencia emocional que enfrentar a los niños con sus miedos y dotarlos de la fortaleza para superarlos. Este debiera ser el objetivo principal en toda etapa educativa, pues es el mayor aprendizaje que te da la vida.

Y para cerrar con broche de oro, Mi vecino Totoro. Ya sé que me repito con Miyazaki, pero es que es un maestro de la gestión de emociones. La película del director y productor japonés nos traslada a una historia de la infancia, una historia de superación, una historia de situaciones límite con un final para niños y un recuerdo para siempre. Esta película enamora. 







"Todo aprendizaje tiene una base emocional."

Platón.





También te gustará

3 comentarios

  1. Estas películas son fantásticas para tratar diferentes capacidades a desarrollar, sobre todo en niños, porque comenzando desde la base, conseguimos adultos más cercanos y tolerantes. Gracias por compartirlo con nosotros!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias a ti por pasarte! ¡A buenas horas contesto! Pues sí, es cierto. La educación emocional no sabe de edades. Saludos.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar

Suscríbete a la Newsletter

Recibe mis publicaciones en tu email y no te pierdas nada.

Ganadora del Concurso Reinventa los clásicos de Vicens Vives

Estoy en madresfera

PREMIO V CERTAMEN LA EDUTECA EN LA SECCIÓN MEJOR BLOG DE PROFESORES