LA ATENCIÓN SELECTIVA.

Siempre me ha carcomido por dentro la idea de juntar todos mis intereses en torno a una actividad. No sé si por reducir la presión del que tiene mil cosas en mente o por pura diversión organizativa. El caso es, que siempre me ha gustado escribir; y, en estos momentos, tengo tanto que contar con letras...



Supongo que lo que ocupa ahora mismo el 90% de mi capacidad cerebral es el hecho de que en muy poco tiempo, ¡seré madre! Y desde luego, aquellas que hubiéreis pasado por esto, o bien, estéis en esta situación comprenderéis lo que idiotiza. Porque sí, es cierto que nos pasamos los días olvidándonos del mundo. ¿Dónde está la bolsa del bebé?... ¿Y el papel de la prueba O'Sullivan para llevar a la ginecóloga?... ¿Tomé las vitaminas?...¿De cuántas semanas estaba, 34 o 35?...

Y sí, es cierto. Sólo pensamos en bebés, en su ropita, en sus cuidados, en cómo va a cambiar mi vida a partir de ahora, en aquello que dijo mi madre...:"Si comparo el dolor, supongo que las contracciones me dolieron más que cuando me rompí la pierna". 

Pero algo que seguramente a todo este colectivo de embarazadas o mujeres que lo hayan estado en algún momento de sus vidas nos sucede, es lo siguiente:


¡Veo embarazadas por todas partes!


Nunca hubo tantas mujeres embarazadas como el año en que tú también lo estuviste, ¿verdad? Ni tantos carritos, ni tantos niños, ni tanto bullicio en los parques.


      Pues esto es lo que has de saber:

      La naturaleza es sabia, y el funcionamiemto de nuesto cerebro más. Necesitamos dar sentido al mundo social que nos rodea y manejar una gran cantidad de información. Para esto recurrimos a distintas estrategias que dependerán de factores cognitivos o no cognitivos.  Una de estas estrategias es: La atención selectiva. Seguramente habrás oído hablar de ella. Consiste en fijarnos únicamente en aquellos estímulos que nos resultan salientes (Otro día hablaremos de esto). Este estímulo captará la atención por alguna característica que posee dependiendo del contexto en que se encuentre. Pero también puede estar sujeto a estados afectivos o motivaciones en una situación concreta.

Por eso, si ahora mismo sólo ves embarazadas, no es porque en realidad estén colonizando el planeta, sino porque tu cerebro ordena en un esquema enoooooorme tu preocupación principal. La de ser madre. Y a su vez hace que sólo te fijes en los estímulos que son salientes para ti, los relacionados con la maternidad, para evitar esfuerzos de compresión acerca de toda la información que llega a tu cerebro. 

      Y yo me pregunto..., ¿por qué estoy en esta situación, escribiendo este blog, cuando me quedan días para dar a luz? Ya sabes la respuesta. La atención selectiva.




3 comentarios:

  1. Vaya Elvi! Mira que me he sentido de lo mas identificada con lo que dices acerca de la ocupación de todo nuestro ser en la maternidad, y como ni, si inspira tantos sentimientos conjuntos.

    Ahora, si bien tienes toda la razón acerca de la atención selectiva ( en mi embarazo vi muchas pancitas y ahora muchas carreola) también es cierto que al grupete YR nos ha dado por reproducirnos jaja. Un beso y felicidades de nuevo por tu dicha y la que nos das al compartir tu mayor felicidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por comentar, querida Anna!

      Los sentimientos influyen y mucho sobre los contenidos informativos que seleccionamos entre todos los que nos proporciona nuestro medio más inmediato. En otro orden de las cosas, sí es verdad que las maternidades coinciden en muchos círculos (en este caso YR), no sé si por una consecuencia cíclica generacional, si por un contagio de sentimientos felices o por un cúmulo de circunstancias. Pero tienes toda la razón, ¡yava si copincidimos! ¡Investigaré sobre esto!

      ¡Besos hasta Máxico!

      Eliminar
    2. ¡Ay, por favor! ¡¡¡¡Quise decir México!!!!

      Eliminar

LO MÁS LEÍDO ESTE MES

PARA RECIBIR CONTENIDOS DE LA ATENCIÓN SELECTIVA, INTRODUCE TU EMAIL

 

Etiquetas

PREMIO V CERTAMEN LA EDUTECA EN LA SECCIÓN MEJOR BLOG DE PROFESORES.

VISITAS

Libros de 0 a 99 años